La actualización de la Ley del Cine en España fomenta la inclusión para personas sordas

EmailFacebookTwitterLinkedinPinterest
Intérprete de lengua de signos realizando su trabajo para persona sorda

Lectura fácil

El nuevo sistema estatal de ayudas al cine, incentivará la creación audiovisual en lengua de signos española y lengua de signos catalana.

Así lo contempla la orden publicada recientemente por el Ministerio de Cultura y Deporte.

En ella se establecen las bases reguladoras de las ayudas estatales para la producción de películas y cortos. 
 

La Confederación Estatal de Personas Sordas, ha calificado esta nueva orden como un elemento clave para normalizar la presencia de la lengua de signos en el cine.

Nuestra cultura avanza hacia la inclusión, y es que se acaba de actualizar el sistema estatal de ayudas a la cinematografía y al audiovisual que viene regulado por la Ley 55/2007, de 28 de diciembre, del Cine, incentivará la creación audiovisual en lengua de signos española y lengua de signos catalana.

Una vez que la medida ha sido publicada por el BOE, las películas que quieran beneficiarse de ayudas públicas a la producción cinematográfica deberán incorporar subtitulado y audiodescripción para ser accesibles a personas con sordera y discapacidad visual.

De esta manera ha sido reflejado en la orden publicada por el Ministerio de Cultura y Deporte por la que se establecen las bases reguladoras de las ayudas estatales para la producción de largometrajes y cortometrajes.

Esta Ley del Cine pretende paliar la brecha comunicativa incentivando aquellos cortometrajes que incluyan subtitulado especial, audiodescripción y lengua de signos. Asimismo, se prevé que el nuevo sistema de ayudas fomente las producciones en versión original, incluyendo, según cita literalmente, “las lenguas de signos española y catalana reconocidas en España como propias de las personas sordas”.

¿Qué opinan las personas sordas?

La Confederación Estatal de Personas Sordas (CNSE), ha calificado como un elemento clave para normalizar la presencia de la lengua de signos en este ámbito.

“Siendo la lengua un aspecto esencial en nuestras vidas, el patrimonio cultural español no es inclusivo ni accesible en lengua de signos para miles de personas sordas para los que la lengua de signos es su lengua natural", subraya la presidenta de la CNSE, Concha Díaz.

Por su parte, la Confederación Española de Familias de Personas Sordas (Fiapas) mostró su satisfacción por este "importante paso", que junto al Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (Cermi) reclamaba desde la publicación de la Ley del Cine en el año 2007.

Así, aseguró que la nueva orden reguladora, que sustituye a la vigente de hace dos años, avanza en "la garantía de los derechos de las personas con discapacidad, de acuerdo con los principios de diseño universal y no discriminación". También consideró que mejorará "de forma relevante el acceso a la cultura y al ocio de las personas con sordera".

“Llevamos décadas reivindicando que se ponga en valor la lengua de signos y sus manifestaciones culturales”, explica la presidenta de la CNSE. Un patrimonio que Díaz define como único y que, a su juicio, debe respetarse, visibilizarse y formar parte de la herencia cultural de nuestro país. “El cine sordo en España es además de prolífico, un cine de calidad” explica. “Es hora de que la industria le brinde el reconocimiento que merece, y apueste por contenidos interpretados, dirigidos, y producidos por artistas sordos”, concluye.

Novedades en los cortos

Con respecto a los cortometrajes, la actual orden contempla un nuevo criterio de valoración que otorga mayor puntuación a aquellos que integren estas medidas de accesibilidad universal. Según Fiapas, "lo deseable es que, en un futuro próximo", la accesibilidad universal sea también requisito para acceder a las ayudas.

Ayudas estatales a la cultura ante la pandemia

Con 182 votos a favor, 50 votos en contra y 115 abstenciones, la Cámara Baja convalidó este real decreto que se tramitará como proyecto de ley por el procedimiento de urgencia y que, según el ministro de Cultura, José Manuel Rodríguez Uribes, pretende “garantizar la supervivencia” del sector cultural tras los azotes de la pandemia, que ha paralizado espectáculos, cerrado librerías y clausurado museos.

Con estas ayudas los artistas podrán acceder de manera extraordinaria a la prestación de desempleo por un periodo de hasta 180 días, según el periodo de ocupación cotizada en el año anterior, reconociendo así la intermitencia laboral y la especial vulnerabilidad de los trabajadores del sector cultural.

Esta medida afecta al 45 % de los contratos de trabajo del sector artístico, que son por obra o servicio, es decir, de carácter temporal. Además, Uribes destacó que este texto también ampara a las “librerías independientes” y aseguró a los parlamentarios que “no tendría ningún sentido oponerse a medidas que benefician a los trabajadores de la cultura”.

Añadir nuevo comentario