La transmisión del coronavirus es mucho más elevada en casa

EmailFacebookTwitterLinkedinPinterest
La transmisión del coronavirus muestra cifras altas en casa

Lectura fácil

Un estudio científico dice que el uso de mascarillas en casa ayuda a frenar la pandemia.

Ese estudio demuestra esto porque analizó a varias familias de China y las medidas que tomaron durante el confinamiento.

Las familias que usaron mascarillas en casa antes de que los miembros mostrasen los síntomas, frenaron el coronavirus y los contagios.

Pero las familias que usaron mascarillas después de aparecer los síntomas acabaron contagiados.

Hay que usar mascarillas en casa antes de presentar el primer síntoma del coronavirus

Las cifras de China muestran que la mayor parte de la transmisión del coronavirus

de persona a persona pasó en las familias.

Los autores defiende el uso de mascarillas de forma generalizada en espacios públicos y en el hogar.

El estudio confirma que el riesgo más alto de transmisión en el hogar es anterior al inicio de los síntomas.

El estudio dice que las precauciones como el uso de mascarillas, la desinfección y

el distanciamiento social en los hogares, puede prevenir la transmisión del coronavirus

aunque vivas en una casa grande o pequeña, y con más o menos personas.

La transmisión del coronavirus en casa hace crecer la pandemia.

Por eso, los autores piden medidas de precaución para que las familias reduzcan el riesgo en sus casas.

Para prevenir la transmisión del coronavirus sería recomendable usar mascarilla en el hogar. Así lo demuestra un estudio sobre familias chinas en Beijing, publicado por la revista 'BMJ Global Health'.

Esta acción ayudaría a prevenir la propagación de la infección entre los miembros de una familia hasta un 80%, pero solo antes de que se desarrollen los síntomas.

Dicha práctica fue efectiva en un 79% antes de que aparecieran los síntomas en la primera persona infectada. Pero no sirvió de nada cuando los síntomas ya se habían desarrollado.

Usar mascarilla dentro de casa en el hogar podría ayudar a prevenir la propagación de la infección por COVID-19 entre los miembros de la familia que viven en el mismo domicilio hasta casi un 80%, pero solo antes de que se desarrollen los síntomas, sugiere un estudio sobre familias chinas en Beijing, que publica la revista ‘BMJ Global Health’.

Por su parte, la Organización Mundial de la Salud (OMS) no ha respaldado el uso de mascarillas en interiores o exteriores al considerar que hay poca evidencia de buena calidad de la medida para justificar su recomendación.

La transmisión del coronavirus se muestra mucho más elevada en casa

El estudio ha sido realizado por investigadores del Centro de Prevención y Control de Enfermedades de Pekín y el Centro de Investigación de Medicina Preventiva de Pekín, en China, y Instituto Kirby, de la Universidad de Nueva Gales del Sur, en Australia.

Las cifras de China sugieren que la mayor parte de la transmisión del coronavirus persona a persona se ha producido en familias.

Pero no está claro si el uso de mascarillas podría ayudar a frenar las tasas de transmisión doméstica, sumando a eso el distanciamiento social y la desinfección.

Para llegar a la conclusión de si las mascarillas podrían frenar la transmisión del coronavirus, los investigadores interrogaron a 460 personas de 124 familias en Beijing, sobre la higiene y el comportamiento en sus hogares durante la pandemia.

El uso diario de desinfectantes, la apertura de ventanas y la separación de al menos un metro demostraron un menor riesgo de transmisión del coronavirus, incluso en hogares que contaban con más gente.

Pero el contacto diario entre miembros de la familia y el número de aquellos que usan una máscara facial después del inicio de los síntomas en la primera persona que los desarrolló, se asociaron con un mayor riesgo.

La diarrea en la primera persona en infectarse y el contacto diario cercano con ellos aumentó el riesgo de transmitir el virus

"De todos los factores de comportamiento e higiene, cuatro se asociaron significativamente con la transmisión secundaria del virus" señala el estudio.

La diarrea se asoció con un riesgo cuádruple, mientras que el contacto diario cercano, como comer alrededor de una mesa o mirar televisión juntos, era asociado con un riesgo 18 veces mayor.

El uso frecuente de lejía o desinfectantes para la limpieza del hogar y el uso de una mascarilla facial en el hogar antes de que aparecieran los síntomas, incluso por la primera persona que los tenía, se asociaron con un riesgo reducido de transmisión viral.

Una máscara facial usada antes de que comenzaran los síntomas fue 79% efectiva, y la desinfección un 77% efectiva, para detener la transmisión del coronavirus.

Mascarillas en casa ¿sí o no?

Los autores sugieren que los descubrimientos reflejan que el uso de mascarillas de forma generalizada, no solo en espacios públicos, sino también en el hogar frena la transmisión del coronavirus.

Estos datos pueden ser relevantes para las familias que viven con alguien en cuarentena o en aislamiento social forzado, y también, para esas familias de los trabajadores de salud.

"Este estudio confirma que el riesgo más alto de transmisión en el hogar es anterior al inicio de los síntomas, pero que las precauciones como el uso de mascarillas, la desinfección y el distanciamiento social en los hogares pueden prevenir la transmisión de COVID-19 durante la pandemia, independientemente de tamaño del hogar o hacinamiento" reflejan los autores.

La transmisión del coronavirus en casa funciona como impulsor del crecimiento de la pandemia. Por eso, los autores advierten de que se deberían dar pautas de precaución para que las familias reduzcan el riesgo.

Añadir nuevo comentario