De Australia a Europa por el coronavirus

EmailFacebookTwitterLinkedinPinterest
Aeropuerto vacío en Singapore /EGJ

Lectura fácil

Desde la redacción de GNDiario hemos contactado con un joven español
que estaba trabajando en Australia.

Desde hace tres días se encuentra en territorio Europeo
y nos ha contado el impacto del coronavirus en Australia
y su visión de la situación por los países por los que han pasado 
hasta llegar a Europa.

Nuestro contacto dice que los datos sobre el impacto del COVID-19
en otros países no son reales.
Los test de detección del coronavirus no los están realizando a todo el mundo.
Es por eso por lo que los gobiernos no tienen datos suficientes sobre el alcance del coronavirus.

El precio de los vuelos ha subido mucho.
Más del doble de lo que costaban antes del estado de alarma.

Cuando aquí dejamos de salir a la calle, 
en Australia hacían su vida con normalidad.

Los incendios en Australia comenzaron a multiplicarse
y el espacio de terreno quemado,
ha sido dos veces el territorio de Andalucía.
Esto se ha notado en la economía
y encontrar trabajo allí no ha sido fácil. 

El impacto del coronavius ha sido muy fuerte en los bares y restaurantes.
La población china viaja mucho a Australia y en el caso por ejemplo de los casinos,
tenían muchas pérdidas de dinero porque ya no viajan tanto.

La población dejó de salir, y por tanto, de gastar.

 

Hemos podido contactar con E.G.J (siglas), un joven español que junto a su pareja, se encontraban trabajando en Australia. Desde hace tres días se encuentran en territorio Europeo y cuentan para GNDiario, el impacto del coronavirus en Australia y su visión de la situación por los países por los que han pasado: carreteras, trayectos en barco, aeropuertos vacíos… hasta que han podido llegar al viejo continente.

"Los datos sobre el impacto del COVID-19 en los países por los que estamos pasando, no son reales”. “Observo que no son del todo ciertos”, explica que depende de: si hacen test o no, y al número de personas que se lo hagan. Ya que no se los realizan a todos los habitantes.

Nuestra fuente cuenta que en menos de una semana el precio de los vuelos ha pasado de 400 a 1.200 dolares australianos. Desde Melbourne a Berlín.

El lunes 17 de marzo, aún había en Australia colegio y universidad, la gente continuaba con sus vidas con total normalidad.

¿Cómo vive Australia la crisis del coronavirus?

La crisis en Australia comenzó mucho antes de que llegase el coronavirus. Hubo un momento en el que comenzaron a multiplicarse los incendios de forma exponencial. Finalmente, el espacio de terreno quemado, ha sido “dos veces” el territorio de Andalucía. Esto ha dejado huella en la economía, y encontrar trabajo ante esta situación no ha sido fácil. Al buscar trabajo, todo esta calmado, era la respuesta que daban desde las agencia de trabajo.

Con respecto al COVID-19, en general, en la hostelería se ha notado mucho, y destaca que la población china viaja mucho a Australia y en el caso por ejemplo de los casinos, tenían pérdidas de hasta un 60 por ciento. Fue debido principalmente a que la población china no tuvo la VISA en calidad de turistas, y ante esto, se redujo plantilla hasta un 50 por ciento.

La población dejó de salir, y por tanto, de gastar. El sector de la hostelería lo noto mucho y fue en ese momento cuando estos chicos pensaron en tomar una decisión, abandonar el continente. Es un reato que coincide con lo que ahora vivimos en España.

Actualmente el dólar australiano esta a niveles de la crisis de 2008, y bajando, cada día decrece su valor un 15 por ciento con respecto, por ejemplo, a la economía europea.   

Explica que debido a los incendios, y ahora la crisis desatada por COVID-19, la situación económica del país ha decrecido con respecto a ese momento en que él viajó a Australia por primera vez. Detalla que Australia depende económicamente de China y EEUU, por lo que este tipo de países “dependientes”, se ven más afectados.

Así que entre: Canadá, España o Suecia, optaron por viajar a este último país. Entre otras cosas, vive allí un familiar directo, y tienen pensado quedarse una temporada, buscar trabajo y adaptase al ritmo y tipo de vida de Suecia. La decisión final de viajar allí la tuvo cuando con la expansión de COVID-19, E.G.J. y su pareja, fueron a conocer el estado de sus cuentas en la entidad bancaria australiana. El técnico les dijo que su jefe acababa de comunicarle que el Gobierno australiano cerraría las fronteras, por lo que la decisión fue retirar el dinero y comprar vuelos para Europa.

Entonces los vuelos estaban prácticamente vacíos y los aeropuertos desiertos. Indica que al hacer escala en el aeropuerto de Singapur: “nos medían la temperatura con cámaras especiales” y quien tuviese más temperatura de la cuenta, era separado al instante.

Reconoce haber tenido mucha suerte, ya que han podido pasar por diversos países para entrar en Europa, y en muchos, se topaban con el margen de tiempo suficiente para pasear, antes del cierre de fronteras. Hay españoles que ya no pueden salir de Australia y en el caso de poder, con las fronteras cerradas, "se contempla como una operación compleja".

¿Qué está pasando en Suecia?

Explica que: “En Suecia, se hacen los suecos”, de este modo, no aparecen en las estadísticas oficiales de coronavirus.

Con respecto al test y datos sobre COVID-19 “esta situación la estoy observando en Australia y en Suecia. Aquí tampoco hacen test, y por tanto, los casos no están contabilizados”.

Económicamente, son estructuras muy distintas la de Australia y Europa, parece que en España el Gobierno está siendo más riguroso. En el caso de Australia o Suecia, aún no han tomado medidas que se acerquen a las españolas.

Sobre las medidas en nuestro continente cree “que estamos ante un gran problema”. Explica que: “de no remar todos juntos, podemos acabar ahogados”. Afirma que: “Italia, Francia, España y Portugal toman medidas, aunque no están cohesionadas con todo el continente". Al pasar en estos días por el aeropuerto de Berlín, todo estaba “abarrotado de gente… la normalidad era absoluta”, relata el joven para GNDiario.

Al no haber medidas conjuntas, el desarrollo de COVID-19 se puede extender y no conoceremos su expansión real. En Francia se deja salir a correr, en Alemania se puede salir a pasear. “No tiene sentido”, señala.

Deseamos que E.G.J encuentre ahora la estabilidad laboral que perdió en Australia. En esta ubicación, está más cerca de casa y espera que esta situación se normalice para visitar pronto a sus padres y familia en general.

Es el testimonio, de un joven que como tantos otros, salió fuera de España para encontrar un salario digno y ahora observa cómo el COVID-19, provoca un cambio en sus planes. Antes fue la crisis española y ahora es la sanitaria ocasionada por este virus.

Añadir nuevo comentario