La importancia de la Convivencia en Paz

EmailFacebookTwitterLinkedinPinterest
16/05/2022 - 10:00
Día Internacional por la Paz y la Convivencia, 16 de mayo

Lectura fácil

Tras la devastación de la Segunda Guerra Mundial, la Organización de las Naciones Unidas se creó con fines y principios que buscaban especialmente librar a las generaciones venideras del flagelo de la guerra. Uno de esos fines es conseguir la cooperación internacional para resolver problemas internacionales de carácter económico, social, cultural o humanitario y promover e incentivar el respeto por los derechos humanos y las libertades fundamentales sin distinción de raza, sexo, idioma o religión.

El 8 de diciembre de 2017, la Asamblea General de las Naciones Unidas declaró el 16 de mayo como Día Internacional de la Convivencia en Paz.

Convivir en paz consiste en aceptar las diferencias y tener la capacidad de escuchar, reconocer, respetar y apreciar a los demás, así como vivir de forma pacífica y unida.

La paz no solo es la ausencia de conflictos. Convivir en paz consiste en aceptar las diferencias y tener la capacidad de escuchar, reconocer, respetar y apreciar a los demás, así como vivir de forma pacífica y unida. Es un proceso positivo, dinámico y participativo en que se promueva el diálogo y se solucionen los conflictos en un espíritu de entendimiento y cooperación mutuos, explica Naciones Unidas en la conmemoración de este día.

Convivir en Paz

¿Porqué el 16 de mayo?

A través de la resolución A/RES/72/130 de la Asamblea General de las Naciones Unidas, decide declarar el 16 de mayo Día Internacional de la Convivencia en Paz, de igual forma subraya que este día internacional es una vía para movilizar periódicamente los esfuerzos de la comunidad internacional con miras a promover la paz, la tolerancia, la inclusión, la comprensión y la solidaridad, y expresar su apego al anhelo de vivir y actuar juntos, unidos en las diferencias y la diversidad, a fin de forjar un mundo de paz, solidaridad y armonía.

Anterior a la proclamación de este día es importante resaltar que, el 20 de noviembre de 1997, la Asamblea General proclamó, en su resolución A/RES/52/15, el año 2000 como el Año Internacional de la Cultura de la Paz.

Asimismo, la paz no sólo se refiere a la ausencia de conflictos. Convivir en paz consiste en aceptar las diferencias y tener la capacidad de escuchar, reconocer, respetar y apreciar a los demás, así como vivir de forma pacífica y unida. Es un proceso positivo, dinámico y participativo en que se promueva el diálogo y se solucionen los conflictos en un espíritu de entendimiento y cooperación mutuos.

En este sentido, la Organización de las Naciones Unidas invita a todos los Estados Miembros a seguir promoviendo la reconciliación, para así contribuir a hacer realidad la paz duradera, así como el desarrollo sostenible. Lo anterior, es posible al trabajar con las comunidades, los dirigentes religiosos y otros agentes competentes, a través de medidas conciliadoras y servicios altruistas, al alentar el perdón y la compasión entre las personas.

Convivencia y paz en Mindanao

Mindanao es una gran isla con un territorio similar al de Andalucía, donde la sociedad convive con la miseria, el contrabando, las industrias extractivas y la guerrilla islámica o comunista que lucha por controlar el territorio contra militares y paramilitares sin dejar escapatoria a los jóvenes.

Entre los diversos grupos culturales y religiosos que forman el ambiente de la sociedad isleña, mayoritariamente buscan la paz. Aunque, según explica El País, el diálogo el intra cultural e intra religioso es complejo debido a las corrupciones y manipulaciones extremistas que se concentran en cada grupo. En ese momento, se localiza lo mejor y lo peor de la cultura filipina.

Apoyo internacional para el proceso de paz

La comunidad internacional ha acompañado el proceso de paz creando una amplia red de organizaciones sociales mundiales con experiencia en resolución de conflictos y acción humanitaria.

España participa en esta plataforma internacional, observando lo que ocurre dentro del territorio en crisis o en conflicto y con la experiencia de los agentes internacionales, se puede poner en práctica este intercambio de ideas. De este modo, el conocimiento internacional no es útil si no se inserta en la realidad local bajo el liderazgo de quienes saben de su tierra.

Añadir nuevo comentario