El hecho de nacer niña o niño determina las oportunidades de una persona para tener acceso a salud, educación y protección

EmailFacebookTwitterLinkedinPinterest
11/10/2021 - 10:00

Lectura fácil

En 1995, hace 26 años, en la Conferencia Mundial sobre la Mujer en Beijing, los países adoptaron por unanimidad la Declaración y Plataforma de Acción de Beijing, el plan más progresista jamás realizado para promover los derechos no solo de las mujeres sino también de las niñas.

Siguiendo esta línea, el 19 de diciembre de 2011, la Asamblea General de las Naciones Unidas adoptó la Resolución 66/170 para declarar el 11 de octubre como Día Internacional de la Niña y reconocer los derechos de las mismas y los desafíos únicos a los que enfrentan en todo el mundo, así como promover su empoderamiento y el cumplimiento de sus derechos humanos.

Las mujeres y las niñas siguen sufriendo en todo el mundo desventajas en muchas esferas, como la salud, la educación, la participación política y las oportunidades económicas, enfrentándose día a día a graves amenazas para su bienestar y sus derechos.

Este año, debemos aprovechar la oportunidad para reimaginar un mundo mejor con la inspiración de las niñas adolescentes; un mundo en el que se sientan motivadas y gocen de reconocimiento, en el que se las tenga en cuenta y se invierta en ellas.

Las niñas tienen derecho a una vida segura, educada y saludable

Si reciben apoyo durante la adolescencia, las niñas tienen el potencial de cambiar el mundo, tanto como niñas empoderadas de hoy como trabajadoras, madres, emprendedoras, mentoras, jefas de hogar y líderes políticas del mañana.

Las niñas están rompiendo los límites y las barreras que plantean los estereotipos y la exclusión, incluidos los dirigidos a los niños con discapacidad y los que viven en comunidades marginadas.

La Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible y sus 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) adoptados por los líderes mundiales en 2015, incorporan una hoja de ruta para que el progreso que sea sostenible y no deje a nadie atrás.

Lograr la igualdad de género y el empoderamiento de la mujer es parte integral de cada uno de los 17 ODS

Solo garantizando los derechos de las mujeres y las niñas en todos los objetivos llegaremos a la justicia y la inclusión, a economías que funcionen para todos y a mantener nuestro entorno compartido ahora y para las generaciones futuras.

Cada 2 segundos una niña es forzada a casarse. Una cifra que puede verse agravada por la actual crisis sanitaria al empeorar la situación de las zonas más pobres y rurales. Estas niñas casadas antes de cumplir 18 años tienen menos probabilidades de seguir yendo a la escuela y más posibilidades de ser víctimas de violencia en el hogar o incluso de sufrir muertes por embarazo. En el Día Internacional de la Niña debemos dar visibilidad a esta causa que, aunque es conocida mundialmente, todavía no llega a calar de manera consciente en la sociedad.

Aunque parezca que a los españoles nos queda un poco lejos, la realidad es que en este país el matrimonio está permitido a partir de los 16 años para niñas emancipadas.

A continuación algunos ejemplos de la violencia que sufren las niñas actualmente:

  • Más de 200 millones de niñas y mujeres en el mundo han sufrido la mutilación genital femenina, una terrible práctica que atenta directamente contra los derechos de las niñas y las mujeres. Las cifras de mutilación genital en el mundo son estremecedoras: más de 4 millones están en riesgo de padecerla cada año.
  • Alrededor de 650 millones de mujeres han contraído matrimonio antes de cumplir los 18 años: 1 de cada 5.
  • 13 millones de chicas de entre 15 y 19 años han sufrido relaciones sexuales forzadas en el mundo. 
  • La mitad de las niñas de entre 10 y 14 años dedican el doble de tiempo a las tareas domésticas que los chicos de su misma edad.
  • Tan solo 2 de cada 5 niñas completa la educación secundaria.
  • 500 millones de mujeres no tienen instalaciones adecuadas para gestionar su higiene menstrual.
  • El impacto de la pandemia provocada por la COVID-19 está afectando de manera desproporcionada a las niñas, adolescentes y mujeres.

Los derechos y el bienestar de niñas y niños dependen también de los derechos y el bienestar de la mujer. La inversión en la infancia desde una perspectiva de género contribuye a lograr resultados muy positivos para su desarrollo. 

Alcanzar la igualdad de género es una cuestión de derechos humanos y una condición previa para un desarrollo sostenible. Por ello, todas las acciones de Unicef están diseñadas para contribuir a la igualdad de género.

Mientras las niñas adolescentes de todo el mundo reivindican su poder como impulsoras del cambio, en el Día Internacional de la Niña 2021 nos centraremos en sus peticiones para que puedan:

  • Vivir libres de la violencia por razón de género, de las prácticas nocivas , y del VIH y el sida.  
  • Aprender nuevas habilidades para el futuro que ellas elijan.  
  • Dirigir una generación de activistas para acelerar el cambio social.

Tú también puedes participar

  • Comparte historias de niñas adolescentes o de organizaciones dirigidas por niñas que te inspiren y que estén desarrollando soluciones innovadoras o trabajando para conseguir un cambio social positivo en cuestiones como la igualdad de género, tanto en sus comunidades como en sus países. Impulsemos su liderazgo, sus acciones y su repercusión para que puedan inspirar a otras.  

Añadir nuevo comentario