Greenpeace solicita una hoja de ruta ambiental en Galicia y País Vasco

EmailFacebookTwitterLinkedinPinterest
Una persona voluntaria de Greenpeace en las Islas Cies sostiene el cartel para concienciar.

Lectura fácil

Activistas de la organización mundial que lucha por lo derechos del medio ambiente y los animales, Greenpeace, acudieron este sábado 11 de julio a la playa de La Concha, en San Sebastián (Guipúzcoa) y a las islas Cíes (Galicia).

Allí mostraron una fotografía en la que el mar hace desaparecer esos lugares. 
 

Si entre todos no se frena la emergencia climática, muchos lugares podrían desaparecer debido al aumento de agua en mares por el deshielo causado por el cambio climático.

Greenpeace pedía así a los votantes de las elecciones gallegas y vascos, que votasen pensando en el planeta.

Activistas de Greenpeace realizaron un acto simbólico el pasado sábado 11 de julio, día previo a las elecciones en País Vasco y Galicia y durante la jornada de reflexión. Y es que, se trataba de esto mismo, pensar en el futuro de lugares emblemáticos de ambas Comunidades Autónomas.

La estrategia de Greenpeace se enmarcaba en hacer pensar a los vecinos de la Playa de la Concha en San Sebastián (País Vasco) y Playa de Rodas, de las Islas Cíes (Galicia). Sobre el cambio que pueden experimentar ambos lugares al no poner atención en la situación climática y no apostar para celebrar unas políticas que velen por los espacios naturales, terrestres y marinos y sus ecosistemas.

El grupo internacional pidió en ambos lugares que la sociedad votase en conciencia ante los cambios que se prevén en entornos como los que estamos citando. Para sensibilizar, una persona voluntaria de la organización ecologista sujetó una fotografía modificada en la que se podía ver la devastadora subida del nivel del mar que alcanzará la playa donostiarra si no asumimos las recomendaciones de la comunidad científica para enfrentar el cambio climático. Detrás de la imagen simulada, la maravillosa realidad actual de una playa que aún puede salvarse. Y en el cartel, un mensaje clave: “Emergencia climática: Tu voto decide”.

En el caso de la playa de Rodas, es un emplazamiento que une actualmente dos de las Islas Cíes, la de Monteagudo y Faro, pero la posible subida del nivel del mar provocaría su separación. De la misma manera que en San Sebastián, en este otro punto una persona voluntaria de la organización sujetaba una imagen del impacto del clima en este lugar si no se escucha a los expertos.

Greenpeace quiso que los vascos y gallegos mirasen a estos dos emplazamientos con la mirada que en ese momento proponía la organización, al ser ellos los que tenían la obligación de acudir a votar ayer domingo.  

De esta manera se les recordaba que las decisiones políticas son en gran medida las que pueden cambiar patrones o tomar caminos adecuados para dar soluciones a los problemas medioambientales. Además, Greenpeace aprovechó así para pedir a la gente que vote teniendo todo esto en cuenta.

Previsión de Greenpeace

Según el grupo ecologista, se espera un aumento del nivel del mar para el año 2.100, que podría ser de casi un metro si el calentamiento global supera los 3°C respecto a la era preindustrial, que es lo que ocurrirá con los insuficientes compromisos adquiridos actualmente por los países, según un informe sobre océanos del Panel Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés).

Valoración de los responsables de Greenpeace

Lorea Flores, coordinadora de Greenpeace en Euskadi, afirmó durante el acto del pasado sábado en San Sebastián que: "Es el futuro que nos espera si no tomamos en serio las advertencias de la ciencia y no actuamos de forma urgente y contundente ante el cambio climático. El próximo Gobierno tendrá una responsabilidad muy grande. Por eso, pedimos a la gente que piense en el medio ambiente a la hora de votar. Ante la crisis ecológica en la que estamos inmersos el silencio no es una opción. Necesitamos políticas ambiciosas y valientes en Euskadi para afrontar la emergencia climática y la pérdida de biodiversidad”.

Por su parte, Manoel Santos, coordinador de Greenpeace en Galicia, indicó: "Es el futuro que nos espera si no tomamos en serio las advertencias de la ciencia y no actuamos de forma urgente y contundente ante el cambio climático. La próxima Xunta de Galicia tendrá una responsabilidad muy grande. Por eso, pedimos a la gente que piense en el medio ambiente a la hora de votar. Ante la crisis ecológica en la que estamos inmersos el silencio no es una opción".

En el marco de las pasadas elecciones autonómicas, el grupo ecologista internacional, presentó el pasado 23 de junio un documento enviado a todas las fuerzas políticas del País Vasco y celebró reuniones con la mayoría de ellos, con propuestas para transformar el sistema en clave 'verde' y social.

¿Qué pide Greenpeace a los gobernantes?

La organización solicita a los gobernantes que pongan en marcha una hoja de ruta para lograr una reducción de al menos el 55% de las emisiones de CO2 para 2030 respecto a 1990 y el cero neto para 2040, y se apruebe una Ley Vasca de Cambio Climático ambiciosa en términos de reducción de emisiones y transición justa.

Añadir nuevo comentario