Hong Kong desaloja un edificio por cuatro personas contagiadas con coronavirus

EmailFacebookTwitterLinkedinPinterest
Los residentes del edificio en Hong Kong abandonan el edificio. Foto de Anthony Wallace

Lectura fácil

Han evacuado a más de 100 personas de una torre de viviendas en un barrio de Hong Kong.

En este bloque se detectó a 4 personas de dos pisos diferentes infectadas por el coronavirus.

Por lo que se piensa que todo el bloque podría estar infectado.

Se han activado todos los protocolos en Hong Kong.

También un centro comercial en china han obligado a estudiar a 11.000 empleados y clientes

ya que se detectó que varias personas infectadas habían pasado por las tiendas.

Noticia completa

Varios funcionarios del departamento de salud de Hong Kong obligaron a evacuar a más de un centenar de vecinos de una torre de viviendas del barrio de Tsing Yi para ser puestos en cuarentena.

Y es que en su bloque se detectó a cuatro personas de dos pisos diferentes infectadas por el coronavirus, lo que desató las alarmas sobre un posible contagio masivo en el edificio a través de las tuberías u otro canal.

Los afectados son tres miembros de una misma familia y un hombre que viven diez pisos por encima. Otros cinco residentes que presentaban signos del coronavirus, fueron examinados pero dieron negativo en las pruebas.

“No estamos seguros de cuál es la ruta exacta de transmisión, pero la evacuación era necesaria como medida preventiva dado que podría existir un riesgo potencial de infecciones”,comentaba el doctor Wong Ka Hing.

Una vez conocida la alerta en ese edificio de Hong Kong, se activaron todos los protocolos

Se procedió a trasladar a los ocupantes de 35 pisos conectados al mismo sistema de drenaje hasta un centro de cuarentena gubernamental mientras se revisa el sistema de tuberías del bloque para descartar que haya sido la fuente de contagio. También, otros tres bloques de viviendas serán sometidos a una inspección similar.

También un centro comercial en la ciudad china de Tianjin, que obligó a confinar a 11.000 empleados y clientes se detectarán que un tercio de las personas contagiadas de la ciudad había pasado por una de las tiendas.

El caso de los alpes franceses, en Les Contamines-Montjoie, las autoridades han centrado sus investigaciones en un chalet, pero también han desinfectado escuelas y guarderías cercanas.

El infectado confirmado en Mallorca es uno de los clientes que estuvo esquiando en Francia y se trajo a España la enfermedad.

Todos los confinamientos sucedido alrededor del mundo, dejan una muestra del aumento del temor sobre la capacidad que tiene el Covid-19 de propagarse rápidamente.

Los honkoneses recuerdan lo sucedido con la crisis del SARS en el 2003

Durante la crisis del SARS de 2003 en el complejo residencial Amoy Gardens, de Hong kong, donde 321 personas se contagiaron con el virus a través de las tuberías del baño que conectaban diferentes viviendas.

Precisamente, los casi 300 muertos que dejó el SARS en la ciudad –de un total de 800 en todo el mundo– marcaron a fuego a una población que vive estos días con angustia la nueva epidemia.

En Hong Kong nadie sale de casa sin ponerse una mascarilla. El contacto físico se limita todo lo posible, pues no se saludan con un apretón de manos, o no usan el móvil y emplean la manga del jersey para pulsar los botones del ascensor.

Aunque la gente acude a sus oficinas, se fomenta el teletrabajo, mientras que los centros educativos permanecen cerrados al menos hasta marzo.

Los bares, cines y restaurantes permanecen casi vacíos

Los negocios en Hong Kong como peluquerías han llegado a ofrecer una mascarillas quirúrgicas gratis con su servicio para así conseguir atraer clientela. Por su parte, todos los residentes extranjeros que pueden permitírselo se han largado a la espera de tiempos mejores.

Situaciones similares se viven en otras grandes urbes de la China continental, donde ayer comenzó un regreso escalonado al trabajo que aún se puede demorar semanas.

Pero la Ciudad de Wuhan, epicentro del brote, ha endurecido aún más la cuarentena a la que está sometida la población, incluyendo el sellado de todos los edificios donde haya casos confirmados o sospechosos.

Mientras, en la provincia de Hubei, de la que Wuhan es capital, dos altos cargos políticos fueron destituidos en respuesta a las críticas de la opinión pública sobre la gestión de la crisis.

Ambos son los responsables del área de Sanidad, Zhang Jin y Liu Yingzi, que serán relevados por un enviado de Pekín, una muestra más del enfado que hay en la capital con unas autoridades locales a las que señalan como principales responsables de esta crisis.

Añadir nuevo comentario