¿Qué cambia el proyecto de la Ley Celaá a la educación especial?

EmailFacebookTwitterLinkedinPinterest
¿Qué cambia el proyecto de la Ley Celaá a la educación especial?

Lectura fácil

El Pleno del Congreso de los Diputados va a debatir este jueves 19 de noviembre

el dictamen que aprobó la Comisión de Educación y Formación Profesional

sobre el proyecto de la Lomloe o Ley Celaá,

cuyo principal objetivo es revertir la LOMCE, aprobada por el Partido Popular en 2013.

El proyecto de Ley Orgánica del Gobierno tendrá que recibir la mayoría absoluta

del Congreso para ser aprobado.

Este proyecto está siendo objeto de muchas críticas

por sus planteamientos, como el referido a la supresión del castellano como lengua vehicular,

la promoción de curso con asignaturas suspensas

o sus propuestas para la educación especial.

En este sentido, propone cambios a medio plazo en la escolarización de niños con discapacidad

con el objetivo de ampliar el número de plazas

para este tipo de alumnos en centros ordinarios.

El Pleno del Congreso de los Diputados va a debatir este jueves 19 de noviembre el dictamen que aprobó la Comisión de Educación y Formación Profesional sobre el proyecto de la Lomloe o Ley Celaá, cuyo principal objetivo es revertir la Lomce, aprobada por el Partido Popular en 2013.

Supresión del castellano como lengua vehicular

El proyecto de Ley Orgánica del Gobierno tendrá que recibir la mayoría absoluta de la Cámara para ser aprobado. Este proyecto está siendo objeto de muchas críticas por sus planteamientos, como el referido a la supresión del castellano como lengua vehicular, la promoción de curso con asignaturas suspensas o sus propuestas para la educación especial.

Asimismo, la nueva ley educativa, denominada Lomloe, propone cambios a medio plazo en la escolarización de niños con discapacidad con el objetivo de ampliar el número de plazas para este tipo de alumnos en centros ordinarios.

Críticas desde los centros de educación especial a la Lomloe

La medida ha sido duramente criticada por los centros de educación especial, que temen perder alumnos, y apoyada por colectivos de discapacidad que reclaman la desaparición de ese tipo de escuelas tal y como ha recomendado el comité de la ONU.

No obstante, el 17 % de los estudiantes con discapacidad están matriculados en centros especiales. Este tema volvió a enfrentar ayer a PP y Ciudadanos con los socios de Gobierno. “Hay familias que han decidido que los centros especiales son la mejor alternativa para que sus hijos sean autónomos. Están mejor atendidos”, expuso Marta Martín, portavoz de Ciudadanos.

Las propuestas de la Ley Celaá para la educación especial

Concretamente, la Lomloe se refiere a los centros de educación especial en la disposición adicional cuarta, que establece que "el Gobierno, en colaboración con las administraciones educativas, desarrollará un plan para que, en el plazo de diez años (...), los centros ordinarios cuenten con los recursos necesarios para poder atender en las mejores condiciones al alumnado con discapacidad".

El texto precisa que ese objetivo se corresponde con "el artículo 24.2.e) de la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad de Naciones Unidas" y cumple "el cuarto Objetivo de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030".

En la misma línea, establece que "las administraciones educativas continuarán prestando el apoyo necesario a los centros de educación especial para que estos, además de escolarizar a los alumnos y alumnas que requieran una atención muy especializada, desempeñen la función de centros de referencia y apoyo para los centros ordinarios".

La Plataforma Educación Inclusiva Sí, Especial También

La Plataforma Educación Inclusiva Sí, Especial También, formada por personas con discapacidad intelectual, familiares y docentes, ha pedido que se retire del proyecto de Ley Orgánica esta disposición cuarta porque, a su juicio, está redactada de "manera ambigua" y abre la puerta a que las comunidades autónomas vacíen los centros de educación especial de alumnos para, progresivamente y en el plazo de una década, "transformarlos en centros de recursos, sin apenas alumnado".

El presidente de la plataforma educativa, José María Escudero, aseguró hace unos meses que la Ley Celaá pretendía limitar la educación especial en los centros dispuestos para ello a los alumnos que requiriesen una atención muy especializada.

Celaá niega que pretenda cerrar los centros de educación especial

Celaá lleva negando que pretenda cerrar los centros de educación especial desde marzo de 2019. Para aclararlo, la ministra envió una carta a la asociación Plena Inclusión, a la Plataforma Educación Inclusiva Sí, Especial También y al Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (Cermi).

El Ministerio de Educación dice que apoya a los centros de educación especial para que puedan "desempeñar su labor" y sigan avanzando "en el asesoramiento de los centros ordinarios en esta tarea" y trabajaba para "mejorar los recursos materiales y personales de los centros ordinarios" con el fin de que se puedan integrar "a los alumnos con discapacidad que así lo deseen".

2020-11-17

Añadir nuevo comentario