Mujeres y la brecha salarial en España

EmailFacebookTwitterLinkedinPinterest
12/11/2020 - 09:50
Mujer trabajadora / Imagen: Diego Cervo | Shutterstock

Lectura fácil

La brecha salarial continúa siendo una realidad en España y Europa. Las mujeres europeas cobran de media un 15,7% menos que los hombres.

En concreto, diferencia del ingreso bruto por hora entre los trabajadores y las trabajadoras pasó de ser un 17,1% en 2010 a un 15,7% en 2018, según los últimos datos de Eurostat.

Además, en la mayor parte de los países europeos, el mayor porcentaje de trabajadores que perciben un sueldo por debajo del salario mínimo son mujeres. Donde más hay es en Croacia (hasta un 73,8% y donde menos en Rumanía con un 46,9%. En España, este porcentaje es del 62,2%.

"A partir de hoy se acabó que un hombre y una mujer en nuestro país, en nuestras empresas, puedan percibir retribuciones diferentes”

Estas fueron palabras de ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, durante la comparecencia en la que, junto a la ministra de Igualdad, Irene Montero, anunció la aprobación de dos reales decretos.

Estas normas, publicadas este miércoles 11 de noviembre en el BOE, son el desarrollo reglamentario del decreto ley de marzo de 2019 sobre la igualdad entre hombres y mujeres en el ámbito laboral. 

A continuación analizamos qué es la brecha salarial y cuáles son los mecanismos que operan para que se produzca esta discriminación.

La brecha salarial

La brecha salarial es la diferencia entre lo que cobran hombres y mujeres con un empleo remunerado. Esta sería una definición muy general que conviene matizar diferenciando dos tipos de brecha: la brecha salarial bruta, que es la medida más utilizada, y otra sería la brecha salarial ajustada o ponderada, que es más precisa. 

En concreto, la bruta sería la diferencia entre todos los salarios que cobran todas las mujeres empleadas en España en un año y todos los salarios que cobran todos los hombres empleados en España en un año. Es una cifra en la que entran todos los puestos de trabajo, por lo que se produce un desequilibrio muy grande.

A partir de aquí, el cálculo se podría ir ajustando si la metodología tiene en cuenta el salario bruto por horas (y no anual), el tipo de ocupación, el nivel de formación o los complementos salariales.

Cuál es la situación en España

Sobre la brecha salarial en España no hay una cifra única. La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, habló de una brecha salarial de “casi el 22%”, un dato que procede de un informe elaborado por el sindicato UGT que la sitúa en el 21,9%. Esta cifra sería de una brecha salarial bruta, como lo es la del informe de Comisiones Obreras, que estimaba que era del 30%.

Las mujeres en España trabajarán gratis con respecto a los hombres desde el 11 de noviembre de 2020, hasta final de año. La cifra, según calcula el sindicato UGT en base a los últimos datos de Eurostat, mejora en cuatro días a la del año pasado. Para el sindicato, esta continúa siendo una cifra “inaceptable”, por lo que ha decidido relanzar la campaña #Yotrabajogratis. El objetivo de la iniciativa es situar a España en la lucha contra este tipo de discriminación.

Según los datos del Instituto Nacional de Estadística, en la última encuesta de Estructura Salarial del año 2018, la brecha salarial entre hombres y mujeres se sitúa en un 14%.

Muchas mujeres están en empleos feminizados, como la limpieza, que están peor remunerados

Poco a poco, una gran parte de empresas van cumpliendo con la igualdad retributiva. Es difícil que, a día de hoy, una empresa pague menos a una mujer que a un hombre en un mismo puesto de trabajo. El problema pasa por cuestiones como que muchas mujeres están en empleos feminizados.

Además, las mujeres suelen trabajar menos horas porque sufren más la temporalidad y la parcialidad porque son quienes se suelen hacer cargo de los trabajos de cuidados. Suelen hacer menos horas extra, son menos promocionadas o pierden oportunidades de recibir complementos salariales.

El Gobierno aprobó los reglamentos que fijan las normas de las auditorías salariales, los planes de igualdad y su registro

El Estatuto de los Trabajadores prohíbe discriminar salarialmente a dos personas de distinto sexo que desempeñan la misma función. Sin embargo, la realidad demuestra que los hombres cobran más, de media, que las mujeres.

La menor presencia de estas en puestos directivos, el freno de la maternidad en las carreras profesionales, el desigual reparto de la conciliación o la menor antigüedad son algunas de las razones. 

Los ministerios de Trabajo e Igualdad anunciaban la aprobación de dos reales decretos, publicados en el Boletín Oficial del Estado (BOE). Uno de ellos, el Real Decreto 902/2020, sobre igualdad retributiva y el otro, el Real Decreto 901/2020, sobre los planes de igualdad.

Ante todo, las empresas ya estaban obligadas a pagar la misma retribución por la prestación de un trabajo de igual valor en virtud de, entre otros, los artículos 14 y 35 de la Constitución Española, o los artículos 5, 14.2, 46, 51 y 63 de la Ley Orgánica 3/2007 para la igualdad efectiva entre hombres y mujeres.

No solo eso, sino que ya el año pasado se aprobó el Real Decreto-ley 6/2019 para garantizar la igualdad de trato y de oportunidades en el mercado laboral.

La brecha salarial no se cerrará en España hasta el 2046

Un estudio de la Confederación Europea de Sindicatos (CES) afirma que, al ritmo actual, la brecha salarial en España no se cerrará hasta el 2046, objetivo que no se prevé que la UE alcance hasta el próximo siglo. Los datos de Eurostat muestran que este tipo de desigualdad se ha reducido en un 1% en los últimos ocho años, lo que significa que, a medida que avanzan las cosas, las mujeres tendrán que esperar otros 84 años para lograr la igualdad de salarios.

La CES también ha determinado que, sin medidas vinculantes para frenar las tendencias actuales, la brecha salarial persistirá o seguirá aumentando en casi todos los estados miembros y que solo en tres de ellos se cerrará durante esta década .

Añadir nuevo comentario