ODS 12. Producción y consumo responsables

EmailFacebookTwitterLinkedinPinterest
La producción y el consumo responsables tiene que ser algo fundamental. Mercado de frutas.

Lectura fácil

El objetivo Producción y Consumo responsables también forma parte de la Agenda 2030 de la ONU.

Este objetivo se centra en la idea de que tanto los productores como los consumidores respeten el planeta y a todos.

Producir y consumir de manera sostenible es posible

Todos nosotros podemos ayudar desde casa a que este objetivo se cumpla.

Por ejemplo: cuando vayamos al mercado, compremos solamente lo que vamos a necesitar.

Muchas personas compran mucho y luego esas cosas acaban en la basura.

También tenemos que exigir a las empresas que realicen sus productos de manera sostenible.

Es decir, que no contaminen el medio ambiente con sus productos ni exploten a otras personas.

También tenemos que exigir que los desechos los eliminen de forma correcta y responsable

Cumplir con este objetivo nos dará una mayor calidad de vidad.

Cumplir con este objetivo también paliará el daño que le hemos hecho a la naturaleza y a los animales.

No compres ni consumas productos que no respeten al mundo ni a las personas.

  • Objetivo 12. Producción y consumo responsables
  • ¿En qué consiste?

La producción y el consumo responsables hacen referencia a fomentar el uso eficiente de los recursos y la energía. Tanto a nivel de construcción de infraestructuras como a la agricultura, la pesca y la alimentación.

El objetivo persigue que producir y consumir supongan mejoras para la sociedad sin tener que dañar al medio ambiente, así como mejorar el acceso a los servicios básicos, la creación de empleos ecológicos, que sean justamente remunerados y que existan buenas condiciones laborales.

Atendiendo a los puntos que este objetivo presentan, podríamos obtener una mejor calidad de vida, además de contribuir con los planes generales de desarrollo, que rebajen los costos económicos, ambientales y sociales.

Si la población mundial alcanza los 9.600 millones de personas en 2050, para mantener el actual estilo de vida será necesario el equivalente a casi tres planetas.

Producción y consumo sostenibles, garantía de mejora de vida para todos y para el planeta

Actualmente el ser humano está consumiendo los recursos naturales de manera imparables. Según los informes de Naciones Unidas, esto ocurre de manera particular en la zona de Asia oriental. Además, se suma que muchos países se encuentran en mitad de los desafíos de la contaminación del aire, el agua y el suelo

El objetivo de llevar a cabo una producción y un consumo sostenibles es en realizar más cosas, pero empleando menos recursos.

Se trata de crear ganancias netas de las actividades económicas reduciendo los recursos, la degradación y la contaminación, logrando al mismo tiempo, una mejor calidad de vida para todo el planeta.

Pero hace falta acoger un enfoque sistémico, lograr la cooperación de todos los contribuyentes en la cadena de suministros, desde el productor hasta el consumidor final.

Tenemos que darnos cuenta de que tenemos que adoptar un modo de vida sostenible. Por ello, todos los productores iniciales, han de garantizar, ya sea a través de etiquetado o con mensajes, que ese producto final se ha realizado de una manera amigable y respetuosa con el medio ambiente.

Imágenes de Naciones Unidas

La labor comienza desde casa

Conseguir un crecimiento económico a la par que un desarrollo sostenible es posible. Pero debemos de tener en cuenta y poner en práctica una serie de medidas.

Es muy urgente reducir la huella ecológica mediante un cambio en los métodos de producción y consumo de bienes y recursos. La agricultura es el principal consumidor de agua en el mundo y el riego representa hoy casi el 70% de toda el agua dulce disponible para el consumo humano.

Por ello, debemos reclamar una gestión eficiente de los recursos naturales compartidos y una correcta forma de eliminación de los desechos tóxicos y los contaminantes.

Es muy importante insistir a las industrias, los negocios y a los consumidores a reciclar y reducir los desechos, así como apoyar a los países en desarrollo a avanzar hacia patrones sostenibles de consumo para 2030.

Y es que, el modelo de consumo que llevamos gran parte de la población mundial, continúa siendo insuficiente para satisfacer hasta las necesidades básicas. Por eso, es vital que reduzcamos el desperdicio per capita de alimentos. Tanto a nivel de comercio minorista como consumidores.

De esta forma podremos crear cadenas de producción y suministros más eficientes. Todo esto, puede ser un aporte para la seguridad alimentaria, y llevarnos así, a una economía que utilice los recursos de manera más eficiente.

La producción y el consumo responsable comienza desde esa manzana que eliges en el supermercado. En la medida que sea posible, intenta averiguar que aquellos que consumes, esté realizado de una manera sostenible con el planeta.

2020-04-09

Añadir nuevo comentario