Los plásticos de un solo uso gratis, con los días contados

EmailFacebookTwitterLinkedinPinterest

Lectura fácil

El Gobierno trabaja en un proyecto 

para reducir el uso de plásticos en los próximos años.

A partir de 2023 estará prohibida la distribución gratuita

de los envases de plástico como vasos, platos, y pajitas.

 

El objetivo es reducir con el tiempo 

el uso de plásticos de un solo uso.

Consumimos demasiado plástico a diario,

pero es porque la industria lo utiliza para todo.

Poco a poco irán cambiando los productos

para adaptarse a las nuevas normativas.

 

Desde 2023 habrá que pagar un poco más 

por los plásticos de un solo uso en España.

Las tapas de envases para llevar o las pajitas de beber

no serán gratis como hasta ahora.

Dentro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible y la Agenda 2030, el Ejecutivo prohíbe desde 2023 la distribución gratuita de vasos de plástico de un solo uso y de recipientes para alimentos, por los que se cobrará al consumidor. El objetivo es reducir el uso de los plásticos en el día a día.

Entre los plásticos de un solo uso que estarán sujetos a dicho cobro se encuentran los vasos para bebidas, incluidos sus tapas y tapones, y los recipientes para alimentos, tales como cajas, con o sin tapa, destinados al consumo inmediato, in situ o para llevar y que normalmente se consumen en el propio recipiente.

¿Qué supone la medida para la ciudadanía? Menos plásticos

Desde el Gobierno está previsto que se active el anteproyecto de ley de residuos y suelos contaminados, que establece entre otras medidas el fin de objetos de un solo uso, tales como cubiertos, pajitas o palitos de los globos desde julio del próximo año.

También se cierra el paso a los microplásticos que se añaden a productos cosméticos y detergentes, y se obliga a los bares a poner a disposición de los clientes agua del grifo gratis a partir de la aprobación definitiva de la norma.

Desde la aplicación de la norma, si tras una comida en un restaurante, pedimos un recipiente para llevar a casa lo que sobró, tendrá un cargo extra para el cliente.  

El impuesto sobre los envases de plásticos no reutilizables será de 0,45 euros por kilogramo de envase y, según el Gobierno, es similar al que planean establecer otros países europeos como Reino Unido o Italia. "Será de carácter indirecto y recaerá sobre la fabricación, importación o adquisición intracomunitaria de envases de plástico no reutilizables que vayan a ser objeto de utilización en el mercado español", ha explicado el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico.

Este Ministerio calcula que la ley estará lista en el primer semestre de 2021 tras pasar el trámite parlamentario

Por su parte, la ministra aseguró que la crisis de la covid-19 no hará que se cambien tampoco sus calendarios o que se flexibilicen estas normas. Y la vicepresidenta Teresa Ribera indicó a este respecto que se pondrá en marcha el proceso para aprobar una ley y una estrategia que buscan, entre otras muchas cosas, “evitar el uso abusivo de plásticos de un solo uso" que acaban en las playas y los mares.

Así, sugirió desde la vicepresidencia que, la aplicación de la economía circular como motor para la recuperación. Rivera ofreció algunos datos al respecto: calcula que se pueden crear 70.000 empleos durante esta década vinculados a este modelo.

La vicepresidencia argumentó su “preocupación” ante el volumen de desechos plásticos durante el trascurrir de la pandemia en España

Este anteproyecto recoge la prohibición de la venta de varios productos de un solo uso a partir del 3 de julio de 2021. Se trata, según establece la normativa europea, de los bastoncillos de algodón, cubiertos, platos, pajitas y agitadores de bebidas, palitos para sujetar globos y recipientes y vasos para alimentos y bebidas hechos de poliestireno expandido, incluidos sus tapas y tapones.

La propuesta del Gobierno Español pretende dar un paso más que la normativa europea. Y es que, se veta también los cosméticos y detergentes que contengan microplásticos añadidos intencionadamente, algo reclamado desde hace años por las ONG ecologistas por los importantes daños que causan al medio ambiente estas minúsculas partículas.

Implantación de sistemas de depósito, devolución y retorno

La norma establece que el 77% de las botellas de plástico que se pongan en el mercado tendrán que recogerse separadamente en 2025. En 2029 se deberá llegar al 90%.

Ligado a este apartado, aunque incluye otros materiales como el aluminio, el anteproyecto abre la puerta a la implantación de sistemas de depósito, devolución y retorno (como las máquinas que se emplean en muchos países europeos que devuelven unos céntimos al consumidor por cada envase retornado).

Sin embargo, el ministerio aún no ha decidido si impondrá este sistema o si lo dejará solo a elección de los productores y grandes superficies. Esto se decidirá en un futuro real decreto previsto también para el primer semestre de 2021.

Añadir nuevo comentario