Estos son los problemas de piel que ocasiona el uso de la mascarilla

EmailFacebookTwitterLinkedinPinterest
Médicos y sanitarios de todo el mundo nos han mostrado a través de las redes las huellas que dejan las mascarillas de la piel. (Fotos: Facebook/Martina Benedetti/Nicola Sgarbi)

Lectura fácil

La mascarilla se han vuelto un elemento más de nuestro día a día ante la aparición del coronavirus. 

El uso de mascarillas nos protege del contagio,
pero debemos tener en cuenta cuál es la más adecuada
 y cómo debemos cuidar la piel con el uso de mascarillas.

El uso de la mascarilla puede ocasionar problemas en nuestra piel,
desde granitos o rozaduras hasta brotes de dermatitis. 

Para prevenir estos problemas podemos:

– Extremar el cuidado facial.

– Hidratarnos la cara con cremas ligeras.

– Limpieza previa y posterior con productos suaves.

– Evitar el maquillaje.

– En caso de inflamación: masaje suave en la ducha y frío local, si es necesario.

– En caso de irritación: lavar la zona con jabón suave o agua micelar. Cremas con corticoides (bajo prescripción).

- En caso de herida abierta: desinfectar y aplicar crema reparadora.

- Para prevenir podemos utilizar vaselina.

La mascarilla se han vuelto un elemento más de nuestro día a día ante la aparición del coronavirus. Un elemento indispensable y obligatorio en la vía pública y en el interior de aquellos lugares donde no se pueda cumplir la distancia de seguridad.

El uso de mascarillas nos protege del contagio, pero debemos tener en cuenta cuál es la más adecuada y cómo debemos cuidar la piel con el uso de mascarillas.

El uso de la mascarilla puede provocar alguna irritación en la piel de la cara

El uso de la mascarilla puede ocasionar problemas en nuestra piel, desde granitos o rozaduras hasta brotes de dermatitis. 

El principal problema que el uso de las mascarillas presenta es el roce en las zonas de más presión.

Las mascarillas quirúrgicas afectan más a la zona que se encuentra detrás de las orejas. Las mascarillas FPP2 afectan a la piel al nivel de la nariz y la zona malar.

En el caso de las mascarillas de tela las consecuencias pueden ser peores ya que pueden provocar problemas de hongos.

Pueden darse problemas en nuestra piel si tenemos una patología previa, como una dermatitis seborréica. Este problema de la piel es una afección que sufre aproximadamente el 20% de la población y que puede empeorar por estrés, nervios o cambios de tiempo.

Otras patologías que pueden empeorar por el uso continuado de mascarillas son la rosácea y la dermatitis atópica.

¿Qué podemos hacer para evitar este tipo de problemas?

Hidratar, hidratar e hidratar... Para problemas en la piel tras el uso de la mascarilla es clave mantener la hidratación de la piel y utilizar jabones indicados para pieles sensibles o limpiadores sin jabón.

Para proteger las zonas de la piel de los roces, antes de colocarse la mascarilla, es importante utilizar productos que hagan un efecto barrera sobre la piel, por ejemplo, la vaselina que realiza ese efecto oclusivo. 

Tras retirar la mascarilla si aparece irritación o se han producido eccemas por la presión de la misma es conveniente la utilización de cremas antiinflamatorias, fundamentalmente corticoides tópicos, con su aplicación por las noches durante un periodo de 5-7 días

Si existe inflamación y herida secundaria tras el uso de la mascarilla, en estos casos sería conveniente usar un corticoide tópico asociado a antibióticos para la cura adecuada de la herida.

Aquellas personas que no tienen patologías deben cuidar su higiene de la piel como lo hacen habitualmente e hidratar bien la piel.

Por otro lado, los médicos recomiendan dejar de maquillarnos un tiempo. El maquillaje puede obstruir los poros. Si lo echas de menos puedes apostar por cremas hidratantes con color o BB Creams. 

No olvides que tampoco puede faltar la protección solar: estamos más blancos que nunca y los rayos ultravioleta penetran a través de las mascarillas.

En resumen: Claves para evitar problemas de piel tras el uso de la mascarilla

– Extremar el cuidado facial.

– Hidratación con cremas ligeras.

– Limpieza previa y posterior con productos suaves.

– Evitar el maquillaje.

– En caso de tener acné (o problemas previos similares): llevar a rajatabla los rituales de cuidado y tratamientos.

– En caso de inflamación: masaje suave en la ducha y frío local, si es necesario.

– En caso de irritación: lavar la zona con jabón suave o agua micelar. Cremas con corticoides (bajo prescripción).

- En caso de herida abierta: desinfectar y aplicar crema reparadora.

- Para prevenir podemos utilizar vaselina.

Añadir nuevo comentario