Apicultura sostenible: ¿Qué es y qué importancia tiene para todo el planeta?

EmailFacebookTwitterLinkedinPinterest
Apicultura sostenible de Boquete Bees, Casita de miel en Chiriqui, Panamá

Lectura fácil

La apicultura es una actividad vinculada al cuidado y la conservación del medio ambiente.

También es un motor de desarrollo y mantenimiento del medio rural.

Es una tradición que cuenta con miles de años de historia.

La apicultura consiste en criar, cuidar y multiplicar los enjambres de abejas.

De las abejas obtenemos productos naturales como el propóleo, el pole, la cera o la jalea real.

Estos productos tienen múltiples beneficios y aplicaciones para la salud.

Además las abejas, junto a otros insectos, realizan una función indispensable para la alimentación del ser humano y de todos los animales.

Estos insectos se encargan de la polinización

La apicultura sostenible: una actividad que cuida del futuro del planeta

Sin la polinización, la productividad de las cosechas descendería mucho.

Porque parte de los cultivos y gran parte de la flora silvestre necesitan de la polinización para crecer.

Las abejas son las encargadas de realizarla

Y garantizan que la vida de la flora silvestre y de las plantas cultivadas tenga una mejor producción.

L apicultura sostenible no prioriza el beneficio que se puede sacar de la colmena a costa del daño a las abejas o al medio ambiente.

El objetivo principal es obtener miel haciendo usando de forma responsable los recursos naturales.

Por ello, hay que trabajar para evitar la sobreexplotación industrial y el maltrato a las abejas.

 

El funcionamiento de la colmena

Las colmenas pueden tener hasta 80.000 abejas.

Están formadas por tres clases distintas de esta especie:

  • Abejas obreras
  • Zánganos
  • Abeja reina

Las abejas forman colonias muy diferentes a las que hacen otros insectos como las hormigas o los abejorros.

Cuando toca construir un nuevo grupo, la abeja reina de más edad abandona la colmena

A la abeja reina la siguen un gran número de abejas obreras.

En la antigua colmena permanece la abeja reina más joven.

El apicultor es el "pastor" de las abejas

El apicultor es cómo un cuidador de las abejas, porque mira por su bienestar y las multiplica.

Esta profesión está muy relacionada con la sostenibilidad.

Los expertos apuntan que no existen apicultores de verdad que se hagan ricos

Tampoco existen fondos de inversión especulativos que pongan dinero en las abejas.

Son aquellos malos apicultores industriales los que acaban con las vidas de millones de abejas, pensando solamente en el beneficio de la miel.

Un apicultor real está comprometido con la cultura y la vida rural.

El apicultor trabaja protegiendo la biodiversidad y la salud de sus pequeños animales.

Es por ello, que esta actividad es una forma de ayudar a las personas para que fortalecer su sistema de vida y desarrollo

pero al mismo tiempo los apicultores tienen que asegurar la protección del hábitat y el de la diversidad biológica.

Más beneficios de la crianza sostenible de abejas

  • La polinización es indispensable para que la vida continúe.
  • La miel tiene una función medicinal y nutritiva.
  • La cera de abeja es un producto importante de la apicultura.
  • Los apicultores y otros miembros de la comunidad generan bienes usando la miel que producen las abejas, consiguiendo un desarrollo de la vida y de la economía.

La apicultura realizada de forma sostenible, es indispensable.

Las abejas hacen que la vida en nuestro planeta continúe adelante.

Dejemos de matarlas, pidamos sostenibilidad.

La apicultura es una actividad primordial con respecto al cuidado y la conservación del medio ambiente. Además de ser un motor de desarrollo y mantenimiento del medo rural.

Se trata de una tradición que cuenta con miles de años de historia, y que consiste en criar, cuidar y multiplicar los enjambres de abejas.

De las abejas obtenemos productos naturales como el propóleo, el pole, la cera o la jalea real, los cuales cuentan con múltiples beneficios y aplicaciones para la salud.

Pero ante todo, cabe destacar que las abejas, junto a otros insectos, realizan una función indispensable para la alimentación del ser humano y de todos los animales, es decir, lo que conocemos como polinización.

La apicultura sostenible: una actividad que cuida del futuro del planeta

Sin la polinización, la productividad de las cosechas descendería en un 75%, y es que a parte de los cultivos, gran parte de la flora silvestre necesita de la polinización para crecer.

Las abejas son las encargadas de realizarla y garantizan que la vida de la flora silvestre y de las plantas cultivadas tenga una mejor producción.

Pero hay que destacar que la apicultura sostenible no prioriza el beneficio que se puede sacar de la colmena a costa del perjuicio de las abejas o del medio ambiente.

El objetivo principal es obtener miel haciendo un manejo racional de los recursos naturales. Y es que es de vital importancia respetar las leyes que rigen la naturaleza de las abejas, para así poder garantizar la sostenibilidad en esta práctica.

Por ello, hay que trabajar para evitar la sobreexplotación industrial y el maltrato a las abejas. Es cierto, que según los expertos, se nota una concienciación mayor de los apicultores al respecto de esta necesidad.

Una colmena de abejas, que vuelan hacia el interior después de recolectar el polen
Una colmena de abejas, que vuelan hacia el interior después de recolectar el polen

El funcionamiento de la colmena

Las colmenas pueden albergar hasta 80.000 abejas. Están formadas por tres clases distintas de esta especie:

  • Abejas obreras
  • Zánganos
  • Abeja reina

Las abejas forman colonias muy diferentes a las que hacen otros insectos como las hormigas o los abejorros.

Cuando toca construir un nuevo grupo, la abeja reina de más edad abandona la colmena, seguida de un gran número de obreras, y dejan en la antigua colmena a la reina más joven del control.

Tráiler del documental 'Mucho más que miel'

El apicultor es el "pastor" de las abejas

El apicultor es cómo una especie de cuidador de las abejas, porque mira por su bienestar y las multiplica. Esta profesión está muy relacionada con la sostenibilidad.

Los expertos apuntan que no existen apicultores de verdad que se hagan ricos, ni fondos de inversión especulativos que pongan dinero en las abejas.

Son aquellos "pseudo-apicultores" industriales los que acaban con las vidas de millones de abejas, pensando solamente en el beneficio de la miel.

Ser un apicultor real implica estar comprometido con la cultura y la vida rural, pues esta labor se ha venido realizando desde tiempos remotos.

El apicultor experimenta las alegrías del trabajo manual y reflexivo, a la vez que atiende las preocupaciones y responsabilidades que el clima deja, además de trabajar protegiendo la biodiversidad y la salud de sus pequeños animales.

Es por ello, que se considera esta actividad como una forma de ayudar a las personas para que fortalezcan su sistema de vida y desarrollo, pero al mismo tiempo estas mismas personas tienen que asegurar la protección del hábitat y el de la diversidad biológica.

Esta actividad ayuda a crear medios de vida sostenibles en:

  • el Capital natural: Al ser una especie polinizadora es vital para el desarrollo de los cultivos y demás flora del planeta. Las abejas contribuyen a la regeneración natural de bosques, y la propagación de semillas para renovar plantas.
  • el Capital humano-económico: La polinización eficaz asegura la producción agrícola, lo que aporta grandes beneficios económicos a los agricultores.
Una pequeña abejita realizando su labor polinizadora
Una pequeña abejita realizando su labor polinizadora

Más beneficios de la crianza sostenible de abejas

  • La polinización es indispensable para que la vida continúe. Es un proceso esencial con un valor incalculabe.
  • La miel tiene una función medicinal y nutritiva (productos para resfriados, la apiterapia, productos como velas, alimenticios, etc)
  • La cera de abeja es un producto importante de la apicultura. La mayor parte del abastecimiento mundial proviene de los países en vías de desarrollo
  • Los apicultores y otros miembros de la comunidad generan bienes usando la miel que producen las abejas, consiguiendo un desarrollo de la vida y de la economía.

La apicultura realizada de forma sostenible, es indispensable. Las abejas, a pesar de lo pequeñitas que son, se encargan de que la vida en nuestro planeta continúe adelante. Dejemos de matarlas, exijamos sostenibilidad.

Añadir nuevo comentario