El calor intenso nos da una breve tregua

EmailFacebookTwitterLinkedinPinterest
Termómetro / Servimedia

Lectura fácil

La primera ola de calor del año en España rompió récords de temperaturas la semana pasada. 

Según datos de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet),
este jueves pasado, día 30 de julio,
hubo dos efemérides de temperatura máxima en el norte peninsular.
Así, la estación situada en el barrio donostiarra de Igueldo (Guipúzcoa) registró 39ºC,
lo que supone igualar el récord del 23 de julio de 2019;
se trata del valor más alto de la serie histórica de ese lugar, que comienza en 1928.

Además, la estación de Hondarribia (aeropuerto de San Sebastián) marcó 42,2ºC ,
que representa un nuevo récord del registro histórico en esa zona, que se inició en 1956.

El calor intenso que hemos vivido dará un respiro en los próximos días.
Las temperaturas bajarán esta semana en la mayor parte de España,
especialmente en el sur de Andalucía y el interior del sureste peninsular,
si bien en el valle del Guadalquivir y en el interior de Málaga
se pueden rozar de nuevo los 40 grados.

Además, podrían aparecer chubascos en Cataluña, Comunidad Valenciana, Murcia y Baleares.

De cara al fin de semana probablemente se mantengan los termómetros en valores muy altos.
Una inminente segunda ola de calor está por llegar. 

Ante un golpe de calor es necesario actuar rápido.
Así, debemos llevar al afectado a la sombra, llamar al teléfono de emergencias 112 y,
mientras llega la ambulancia, darle aire con un abanico o ventilador,
enfriar su piel con paños de agua fresca, pero no fría, y darle de beber poco a poco.

La primera ola de calor del año en España rompió récords de temperaturas la semana pasada. Tanto máximas como mínimas en diversos puntos del país. Uno de ellos de 1928.

Según Servimedia, ese episodio se dio en la península y Baleares por la influencia de una masa cálida de origen africano y la fuerte y prolongada insolación propia de estas fechas del año.

El calor intenso marcó un nuevo récord de temperatura la semana pasada

Según datos de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), este jueves pasado, día 30 de julio, hubo dos efemérides de temperatura máxima en el norte peninsular. Así, la estación situada en el barrio donostiarra de Igueldo (Guipúzcoa) registró 39ºC, lo que supone igualar el récord del 23 de julio de 2019; se trata del valor más alto de la serie histórica de ese lugar, que comienza en 1928.

Además, la estación de Hondarribia (aeropuerto de San Sebastián) marcó 42,2ºC este jueves, que representa un nuevo récord del registro histórico en esa zona, que se inició en 1956; la anterior efeméride era de julio de 1995, con 40,4ºC.

La ola de calor también marcó un nuevo récord de temperatura este viernes en Binissalem, municipio balear situado en la isla de Mallorca, con 40,9ºC; nunca antes se había alcanzado un valor más alto en ningún día del año desde que hay datos en esa estación.

Otro ejemplo más lo marcaba el sábado 1 de agosto, que fue el día más caluroso jamás registrado en Melilla desde 1971 (año en que empieza el registro histórico), con 39,9ºC.

Por último, otro aspecto a destacar de este calor intenso es que este domingo se alcanzó la temperatura más elevada en lo que va de año, con 45,7ºC en Vélez-Málaga, récord en esta ciudad desde 2001.

Un respiro

Por otro lado, el calor intenso que hemos vivido dará un respiro en los próximos días. La Aemet indica que las temperaturas bajarán esta semana en la mayor parte de España, especialmente en el sur de Andalucía y el interior del sureste peninsular, si bien en el valle del Guadalquivir y en el interior de Málaga se pueden rozar de nuevo los 40 grados.

Además, podrían aparecer chubascos en Cataluña, Comunidad Valenciana, Murcia y Baleares.

El calor intenso volverá de cara al fin de semana

De cara al fin de semana probablemente se mantengan los termómetros en valores muy altos. Desde la Aemet no descartan la posibilidad de que se superen los umbrales de intensidad, extensión y duración de las altas temperaturas necesarios para hablar de ola de calor.

Habrá lluvias débiles o lloviznas en puntos del Cantábrico y del norte de las islas más montañosas de Canarias, donde se ha establecido el régimen de alisios, y también habrá algunos chubascos dispersos en zonas de montaña.

Una inminente segunda ola de calor está por llegar. Este calor intenso solo nos ha dado un respiro. Recuerda que 20 grados fuera del coche son 40 grados dentro de él. No dejes a los niños dentro. Cuando saques a tu perro a pasear busca algo de sombra. Los principales síntomas de un golpe de calor son fiebre, alteraciones del estado de conciencia que pueden acompañarse de convulsiones; piel seca y muy caliente; fatiga y debilidad; mareos, náuseas y vómitos; calambres musculares; dolor de cabeza intenso y confusión; respiración superficial y rápida; ritmo cardíaco muy rápido y pulso débil.

Ante un golpe de calor es necesario actuar rápido. Así, debemos llevar al afectado a la sombra, llamar al teléfono de emergencias 112 y, mientras llega la ambulancia, darle aire con un abanico o ventilador, enfriar su piel con paños de agua fresca, pero no fría, y darle de beber poco a poco.

Para aquellos que tengan pensado hacer deporte durante este calor intenso, es conveniente tener en cuenta las siguientes indicaciones: evitar las horas centrales del día; tomar mucha agua todo el día; comer alimentos frescos, frutas y verduras; no tomar alcohol, ni tampoco bebidas muy dulces ni calientes; usar ropa suelta, de materiales ligeros y de colores claros; no realizar ejercicios físicos en ambientes calurosos; protegerse del sol usando un sombrero o una sombrilla; usar cremas solares de, como mínimo, factor de protección 15 y evitar actos públicos o lugares cerrados sin ventilación.

Añadir nuevo comentario