El casquete polar ártico, en su segundo nivel más bajo

EmailFacebookTwitterLinkedinPinterest
El deshielo en la Antártida y Groenlandia afecta a la variabilidad climática./ EFE

Lectura fácil

El casquete polar ártico alcanza su segundo nivel más bajo.

Casquete polar o capa de hielo es la gran masa de hielo que cubre terrenos, islas y mares
en altas latitudes, tanto en el Ártico como en la Antártida.
Son el conjunto de glaciares que cubren ambos polos de la Tierra.

En concreto, el casquete polar ártico está en Groenlandia, 
una enorme isla y un territorio danés autónomo entre los océanos Atlántico Norte y Ártico.

Con el calentamiento global provocado por la contaminación,
 cada verano se derrite una porción mayor de este casquete
que no alcanza a recomponerse en el invierno, reduciendo cada vez más su superficie.

El casquete polar ártico está en peligro.

Este verano registró su segunda menor superficie desde que comenzaron los registros hace 42 años.

 

Un casquete polar o capa de hielo es la gran masa de hielo que cubre terrenos, islas y mares en altas latitudes, tanto en el Ártico como en la Antártida. Son el conjunto de glaciares que cubren ambos polos de la Tierra.

En concreto, el casquete polar ártico se encuentra en Groenlandia, una enorme isla y un territorio danés autónomo entre los océanos Atlántico Norte y Ártico. Con el calentamiento global, cada verano se derrite una porción mayor de este casquete que no alcanza a recomponerse en el invierno, reduciendo cada vez más su superficie.

El casquete polar ártico está en peligro

El casquete polar ártico registró este verano boreal su segunda menor superficie desde que comenzaron los registros hace 42 años, según informaron científicos estadounidenses. Los satélites observan estas áreas con mucha precisión desde 1979, y la tendencia a la baja es clara.

Este año, la superficie mínima se constató el 15 de septiembre, en 3,74 millones de km2, según el Centro Nacional de Nieve y Hielo (NSIDC por su sigla en inglés) de la universidad de Colorado Boulder.

“Ha sido un año loco en el norte, con el hielo marino casi en el nivel más bajo de la historia, olas de calor (…) en Siberia y enormes incendios forestales”, dijo Mark Serreze, su director del NSIDC.

“Nos enfilamos hacia un Océano Ártico sin hielo estacional”, lamentó.

Groenlandia se está calentando dos veces más rápido que el resto del planeta

El deshielo del casquete polar ártico no contribuye directamente al aumento del nivel del mar porque el hielo ya está en el agua. Pero lo hace en forma indirecta, porque cuanto menos hielo hay, los rayos solares se reflejan menos y son absorbidos en mayor medida por los océanos, aumentando su temperatura.

“Tiene un impacto en el sistema climático”, dijo a la AFP Claire Parkinson, meteoróloga de la NASA, cuyos satélites miden el hielo en los polos.

“La capa de hielo débil de este año está alineada con la tendencia de declive observada durante cuatro décadas”, agregó.

La capa de hielo cada vez es más pequeña

El huello se derrite, tanto en superficie como en espesor, en tierra, mar y glaciares, en el Ártico y en la Antártida, aun si el ritmo difiere de un lugar a otro.

Así, el hielo marino de la Antártida se derritió rápidamente durante tres años hasta 2017, pero en los últimos años se ha recuperado un poco, sin tener claros los motivos.

https://youtu.be/8iKNlEF4xoU
El casquete polar ártico sigue reduciéndose - AFP

El casquete polar ártico comenzó a disminuir en 1996

En el casquete polar ártico, la reducción de hielo ha sido más marcada desde 1996, explicó Parkinson, aunque hay variaciones de un año a otro.

El casquete del norte podría incluso desaparecer más rápido de lo que predicen los modelos climáticos, de acuerdo con un estudio publicado por la revista Nature en julio.

Ello altera el ecosistema. Los osos polares dependen de la capa de hielo para atrapar focas, además del modo de vida de los inuit en Groenlandia.

“Debido al derretimiento del Ártico, el océano absorberá más calor y todos terminaremos expuestos a los efectos devastadores del cambio climático”, estimó Laura Meller, de Greenpeace, quien está a bordo de un barco que salió del archipiélago noruego de Svalbard y estuvo en el borde del hielo el lunes.

“Cuando miro por la ventana [del barco], me cuesta recordar que estoy observando una emergencia climática en tiempo real”, dijo a la AFP por teléfono.

Añadir nuevo comentario