¿Por qué son peligrosas las dietas rápidas?

EmailFacebookTwitterLinkedinPinterest
14/05/2022 - 12:00
Alimentos saludables

Lectura fácil

Las dietas rápidas son aquellas que privan de elementos nutritivos y, por tanto de calorías, permitiendo que pueda bajar momentáneamente de peso. En otras palabras, es como matarse de hambre por algunos días engañando al estómago.

Estas dietas rápidas, que algunos consideran milagrosas, pueden impactar negativamente en la salud de las personas. Debido a que prohíben el uso de grupos enteros de alimentos como hidratos de carbono o grasas, y solo permiten el consumo de algunos tipos de alimentos, pueden alterar el equilibrio nutricional de los usuarios.

Conscientes de eso, los propulsores de las a menudo recomiendan “suplementar” las dietas con preparados multivitamínicos. El problema es que las vitaminas A, D, E y K por ejemplo, no se absorben sin la ingesta simultánea de elementos como las grasas, por lo que las personas que realizan este tipo de dietas radicales pueden presentar deficiencias temporales de esas vitaminas.

5 motivos por los que no deberías seguir dietas rápidas

  • Producen un adelgazamiento extremo

En periodos muy cortos, estas dietas rápidas pueden hacer que bajes de peso de una forma desmedida. Quizás eso es lo que buscas, pero no es lo mejor para el bienestar. Estos planes alimenticios producen un efecto rebote, es decir que, en poco tiempo, también recuperarás los kilos perdidos.

De acuerdo con una investigación publicada en la revista Nutrients, el efecto yo-yo de las dietas milagros presenta consecuencias negativas para la salud metabólica.

  • Dificultad para mantener hábitos alimenticios

Estas dietas son muy restrictivas y eliminan una gran cantidad de alimentos que en situaciones normales aportan grandes cantidades de nutrientes. Un ejemplo de ello son los carbohidratos y las proteínas. Por esto, al adoptar una dieta rápida puedes sufrir de mareos, desmayos y dolores de cabeza. Las dietas rápidas impiden que mantengas una alimentación equilibrada que ayude al organismo a funcionar correctamente.

  • Riesgo de deficiencia nutricional

Una dieta rápida procura la disminución en la ingesta de calorías y propone una escasa variedad de alimentos aptos para una alimentación saludable. Durante los días en que la sigas, el aporte de vitaminas y minerales será bajo.

  • Debilitamiento del organismo

Adoptar frecuentemente estas dietas rápidas generará podrías hacer que padezcas de un trastorno alimentario que debilite las capacidades de los órganos y que genere problemas en su funcionamiento. Se ha evidenciado que los TCA pueden poner en riesgo la vida de quien los sufre, por lo que es importante su prevención.

  • No sigas las dietas que lleven el nombre de alguna persona famosa

Estas dietas, además de las restricciones que imponen, no evalúan las características individuales de las personas. Imponen una estructura general y no toman en cuenta el estado de quien decide llevarla a cabo.

Un nutricionista siempre tomará en cuenta la edad, talla y condiciones físicas y psicológicas del paciente para generar un plan alimentario que lo ayude a conseguir sus objetivos.

¿Cómo podemos perder peso de manera saludable?

Para obtener y mantener un peso saludable, las personas de todas las edades deben desarrollar un hábito diario de actividad física y alimentación saludable. Los siguientes son algunos consejos nutricionales importantes del Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos:

  • Intenta conocer el número de calorías que necesitas, a través de un estudio que te puede hacer un nutricionista.
  • Come despacio para llenarte antes.
  • Evita grandes porciones de comida y grandes cantidades de bebida.
  • Haz que la base de tu alimentación sean las frutas, vegetales, granos y leche de 1 % de grasa.
  • Apuesta por el consumo de granos enteros como panes de trigo completo o arroz integral sin procesar.
  • Consume muy pocos alimentos que sean ricos en sal, azúcar y grasas.
  • Revisa siempre el contenido de sal en los productos que consume para evitar un exceso
  • Intenta beber agua en vez de bebidas azucaradas.

En conclusión, las dietas rápidas no solo están condenadas al fracaso, sino que son perjudiciales para la salud. No debemos acudir a ellas para controlar nuestro peso. Lo más aconsejable es desarrollar un estilo saludable de alimentación y actividad física durante todo el año.

Añadir nuevo comentario