España necesita un 'banco verde'

EmailFacebookTwitterLinkedinPinterest
Banco a través de un árbol

Lectura fácil

Debemos impulsar también en España el modelo exitoso de los bancos verdes,
entidades locales especializadas en la financiación de medidas de mitigación y adaptación
frente al cambio climático. 

Estos bancos verdes tienen un objetivo claro:
multiplicar y acelerar el impacto de los limitados fondos públicos y, sobre todo,
servir como canalizadores de la inversión privada para aprovechar la experiencia,
flexibilidad y agilidad del mundo empresarial
contra el cambio climático.

Cada vez más bancos están apostando por invertir en proyectos verdes
que permitan que las energías renovables sean una fuente principal de energía en todo el mundo

Actualmente, hay 27 bancos verdes operativos en todo el mundo 

Otros 25 países están explorando la creación de un banco verde,
con un interés notable en todas las regiones y en países de todos los niveles de ingresos.
Entre ellos se encuentra España, que, según un informe,
solo ha mostrado interés en estudiar la opción de crearlo.

Se conoce como banco verde a aquellas entidades financieras que ofrecen financiación a proyectos de energías renovables impulsados por la lucha contra el cambio climático

España necesita un banco verde que invierta en proyectos de energías renovables por el futuro del planeta, el cambio climático y las perspectivas de crecimiento de estas energías.

Cada vez más bancos están apostando por invertir en proyectos verdes que permitan que las energías renovables sean una fuente principal de energía en todo el mundo

Las escasas ayudas que están ofreciendo los Gobiernos al desarrollo de estas energías están aumentando la preocupación por la salud del planeta, animando a entidades financieras a apoyar energías limpias.

Los conocidos como bancos verdes ofrecen préstamos tanto a particulares como a empresas para beneficiarse de estas energías y pagar facturas más reducidas. De este modo, a la vez que se buscan proyectos de inversión rentables, se impulsa la economía y se lucha contra el cambio climático.

España, entre los países que están explorando la creación de un banco verde

Un nuevo informe revela que, mientras los gobiernos y las instituciones financieras se esfuerzan por facilitar la inversión necesaria para alcanzar los objetivos climáticos y de desarrollo sostenible, los bancos verdes pueden ayudar a superar las barreras del mercado y canalizar las inversiones hacia tecnologías bajas en carbono, acelerando así los esfuerzos globales para alcanzar los objetivos climáticos descritos en el histórico Acuerdo de París.

El informe State of Green Banks 2020 publicado por Rocky Mountain Institute, Green Finance Institute y el Consejo para la Defensa de Recursos Naturales (NRDC por sus siglas en inglés) proporciona una revisión completa de las actividades de los bancos verdes y su potencial en todo el mundo.

Actualmente, hay 27 bancos verdes operativos en todo el mundo 

Hasta la fecha han invertido más de US$ 20 mil millones en nuevas tecnologías que abarcan desde los techos solares hasta la electrificación de vehículos y la eficiencia energética.

Para atraer inversores privados a estos mercados, los bancos verdes utilizan una variedad de herramientas financieras, incluida la mitigación del riesgo, y suelen ser los primeros en invertir en nuevas tecnologías y geografías.

Otros 25 países están explorando la creación de un banco verde, con un interés notable en todas las regiones y en países de todos los niveles de ingresos. Entre ellos se encuentra España, que, según el informe, solo ha mostrado interés en estudiar la opción de crearlo.

Añadir nuevo comentario