¿Cómo mantener desinfectadas las mascarillas que utilizamos?

EmailFacebookTwitterLinkedinPinterest
¿Cómo desinfectar las mascarillas que utilizamos?

Lectura fácil

Las autoridades sanitarias recomiendan mantener la higiene,

la distancia social y el uso de mascarillas como medidas eficaces

para evitar el contagio por coronavirus.

Pero, ¿sabemos cómo mantener desinfectadas las mascarillas que usamos?

Hay tres tipos de mascarillas higiénicas, conocidas también como de barrera:

las de un solo uso, las desechables y las reutilizables.

En el caso de las mascarillas reutilizables, éstas están elaboradas con tejidos 

por lo que tienen una vida útil de, aproximadamente, 5 lavados.

Por lo que, tras su uso, es necesario que la limpies y desinfectes correctamente

para mantener su efectividad.

Según el Ministerio de Sanidad, para limpiar y desinfectar tus mascarillas reutilizables debes:

  • Poner las mascarillas higiénicas reutilizables a la lavadora, con el detergente habitual y un ciclo de lavado a temperatura entre 60 y 90 grados.
  • Sumergir las mascarillas en una dilución pequeña de lejía con agua tibia durante 30 minutos. Una vez transcurrido ese tiempo, debes lavarlas con agua y jabón y aclararlas para eliminar cualquier resto de lejía.
  • Dada la crisis sanitaria provocada por la COVID-19 y la necesidad de disponer de productos desinfectantes, el Ministerio de Sanidad ha establecido que se pueden utilizar para la limpieza y desinfección de las mascarillas higiénicas reutilizables cualquiera de los productos antivirus autorizados para uso ambiental que se encuentren registrados para uso por el público general.

Las autoridades sanitarias recomiendan mantener la higiene, la distancia social y el uso de mascarillas como medidas eficaces para evitar el contagio por coronavirus. Pero, ¿sabemos cómo mantener desinfectadas las mascarillas que usamos?

El uso de mascarillas es obligatorio en casi toda España

La Organización Mundial de la Salud (OMS) no incluye el uso generalizado de mascarillas entre las recomendaciones sanitarias para protección individual entre la población. No obstante, existe consenso científico, y la propia OMS lo admite ya, sobre la conveniencia de usarlas, no para protegerse uno mismo, sino para evitar la transmisión a otros por parte de personas infectadas sin síntomas, o con síntomas tan leves que no se plantean la posibilidad de estar infectados.

La razón de la conveniencia de usar mascarilla es la evidencia de que, a diferencia de otras infecciones víricas, la COVID-19 sí se transmite a otros durante la fase asintomática. Por eso, las autoridades sanitarias de diferentes países han acabado por incluir la recomendación de uso de mascarillas de forma más amplia que lo que recomendaban en los primeros momentos de la pandemia.

El uso de mascarilla no exime de adoptar otras medidas preventivas

En España, a día de hoy, y según señala el Real Decreto-ley de "nueva normalidad "es obligado usar mascarillas cuando se viaja en transporte público y también en todas aquellas circunstancias en las que no es posible mantener una distancia física con otras personas de al menos 1,5 metros. Diversas comunidades autónomas han ido aún más lejos y han decretado su obligatoriedad en los espacios públicos, tanto cerrados como abiertos, incluso cuando sí es posible mantener esa distancia

El uso de mascarillas, en cualquier caso, no exime de adoptar otras medidas preventivas, y de hecho un peligro del que advierten los expertos es de la falsa sensación de seguridad que proporcionan, que puede llevar a relajar otras medidas preventivas, como el propio mantenimiento de la distancia o la higiene de manos.

Antivirus: Cómo desinfectar las mascarillas

Hay tres tipos de mascarillas higiénicas, conocidas también como de barrera: las de un solo uso, las desechables y las reutilizables. En el caso de las mascarillas reutilizables, éstas están elaboradas con tejidos -autorizados por el Ministerio de Sanidad- por lo que tienen una vida útil de, aproximadamente, 5 lavados. Por lo que, tras su uso, es necesario que la limpies y desinfectes correctamente para mantener su efectividad.

Según el Ministerio de Sanidad, para limpiar y desinfectar tus mascarillas reutilizables debes:

  • Poner las mascarillas higiénicas reutilizables a la lavadora, con el detergente habitual y un ciclo de lavado a temperatura entre 60º y 90º.
  • Sumergir las mascarillas en una dilución de lejía 1:50 (20ml de lejía, 980 ml de agua) con agua tibia durante 30 minutos. Una vez transcurrido ese tiempo, debes lavarlas con agua y jabón y aclararlas para eliminar cualquier resto de lejía.
  • Dada la crisis sanitaria provocada por la COVID-19 y la necesidad de disponer de productos desinfectantes, el Ministerio de Sanidad ha establecido que se pueden utilizar para la limpieza y desinfección de las mascarillas higiénicas reutilizables cualquiera de los productos virucidas autorizados para uso ambiental que se encuentren registrados para uso por el público general.

En cuanto a este último punto, las autoridades sanitarias aconsejan seguir las recomendaciones del fabricante, prestando especial atención al uso diluido o no del producto y los tiempos de contacto necesario para garantizar la desinfección. Asimismo, recuerda que tras la desinfección de las mascarillas con alguno de estos productos virucidas será necesario que se laven con abundante agua y jabón para eliminar cualquier resto y se dejen secar completamente.

Las mascarillas caseras de tela, a la lavadora con agua caliente

No hay recomendaciones oficiales para desinfectar mascarillas de tela más allá de tratarlas como a cualquier pieza de tela potencialmente expuesta al virus: lavarlas con agua caliente entre 60 y 90 grados durante al menos 30 minutos y dejarla secar del todo antes de volver a usarlas. 

Por otro lado, si solo se usa la mascarilla una vez a la semana para ir a la compra es conveniente guardarla en una bolsa cerrada hasta su próximo uso. La posible carga viral en las superficies disminuye con el tiempo.

Métodos que conviene evitar

Los científicos americanos han recopilado también algunos métodos de desinfección que no conviene aplicar a estas mascarillas ya que pueden estropearlas hasta el punto de dejarlas inservibles. 

Los métodos que descartan son:

  • Agua y jabón: "empapar las mascarillas en agua jabonosa degrada los filtros de las mascarillas".
  • Alcohol: de nuevo, utilizar métodos líquidos con alcohol degrada las mascarillas. "Esto incluye desinfectantes líquidos que incluyan el alcohol como ingrediente, soluciones de manos hidroalcohólicas y toallitas húmedas desinfectantes que contengan alcohol".
  • Inmersión en lejía: como en los casos anteriores, sumergir las mascarillas en líquido no es recomendable ya que puede degradar los filtros. Sin embargo, los científicos hacen algunas consideraciones respecto a la lejía. Según sus resultados, pasar una toalla o paño humedecido en lejía tres veces por la mascarilla no daña la mayoría de los filtros analizados y sí podría tener un efecto desinfectante. A cambio, la lejía es un producto con riesgos para la salud, especialmente para las personas asmáticas o especialmente sensibles.
  • Dejar la mascarilla airearse por la noche: el SARS-CoV-2 puede aguantar varios días en superficies, explican los científicos, así que "mantener la mascarilla a temperatura ambiente durante la noche no es una descontaminación suficiente".

Cómo debemos llevar las mascarillas para evitar el coronavirus

Ya no hay excusa. Debemos llevar mascarilla casi en cualquier ocasión, por lo que es importante que lo hagamos bien para que la protección sea efectiva y no nos relajemos con ideas preconcebidas que pueden darnos una falsa sensación de seguridad.

  • Antes de tocar la mascarilla, hay que lavarse las manos con agua y jabón o, en su defecto, una solución hidroalcohólica.
  • Se debe asegurar de que la mascarilla no tiene rasgaduras o agujeros.
  • Se debe colocar bien: hay que orientar hacia arriba la parte superior (donde se encuentra la tirilla de metal o el borde más rígido, en el caso de las mascarillas homologadas), y hacia afuera el lado coloreado.
  • Al poner la mascarilla sobre la cara, hay que pellizcar la tira o el borde rígido para que se amolde a la forma de la nariz y tirar hacia abajo de la parte inferior de la mascarilla para que cubra boca y barbilla.
  • Después de usarla, al quitar la mascarilla, hay que mantenerla alejada de la cara y la ropa para no tocar las superficies potencialmente contaminadas.
  • Para desecharla, es ideal que sea en un contenedor cerrado, inmediatamente después de haberla usado.
  • Para finalizar, hay que lavarse otra vez las manos.

Añadir nuevo comentario