El machismo deja al mundo sin 142 millones de mujeres

EmailFacebookTwitterLinkedinPinterest
Cartel contra el machismo. EFE

Lectura fácil

La violencia machista es la violencia
que sufren las mujeres por ser mujeres.

En muchos países, 
los futuros padres no quieren tener niñas, 
por lo que hacen a sus mujeres abortar 
o no alimentan sus bebés niñas una vez nacen.

Estos padres varones, consideran que tener hijas es una carga.
Prefieren tener hijos niños por ser considerados más fuertes.

A parte de esta forma de violencia contra las mujeres, 
existen otras muchas más. 

Un informe estima que hay más de 142 millones de niñas en el mundo
que no han llegado a nacer o que han muerto porque sus padres varones no han cuidado de ellas
en sus primeros meses de vida. 

Es importante que no dejemos pasar este tipo de noticias
y que seamos conscientes de lo que pasa en el mundo. 
Se están eliminando los derechos de muchas niñas solo por el hecho de ser mujeres. 

Muchas menores son obligadas a casarse con hombres mayores que ellas
para asegurar el dinero y la descendencia en su familia. 
Además, otras muchas niñas sufren mutilaciones de sus órganos reproductores.

Machismo. El problema, evidentemente, no es ser hombre, sino cómo se es hombre y cómo se organiza la sociedad con su supremacía. Una supremacía que ha sido corroborada en datos abrumadores. El Fondo de las Naciones Unidas para la Población (UNFPA, por sus siglas en inglés) estima que en la actualidad hay 142,6 millones de mujeres menos de lo que sería esperable.

Nacen menos mujeres de lo natural

Estadísticamente deberían nacer 100 niñas por cada 106 niños. Algo que en la actualidad no sucede y, además, las niñas hoy en día presentan mayor mortalidad en sus primeros años de vida.

El informe del Estado Mundial de la Población 2020 publicado por el UNFPA denuncia que hay 19 formas de violar los derechos de las mujeres y analiza en profundidad tres de ellas: los feticidios de niñas, la mutilación genital femenina y el matrimonio infantil.

Las llaman "las desaparecidas". Estas niñas son las que no llegaron a nacer porque fueron víctimas de feticidio femenino o murieron tempranamente porque sus padres desatendieron su alimentación y salud en su primera infancia solamente por el hecho de ser mujeres. 

Nacer mujer es una misión muy difícil en muchos países. En lugares como la India, los padres prefieren tener hijos varones. Este hecho lleva a que las familias decidan abortar si se enteran de que será niña o, como decíamos antes, una vez nacida, a proporcionarle menos tiempo de lactancia y peores cuidados y alimentación.

De acuerdo con los datos analizados por el UNFPA, cada año se abortan selectivamente casi medio millón de niñas. Y una de cada nueve de las muertes infantiles de niñas menores de cinco años en el país son atribuibles a esta discriminación de género. India y China (666.300 feticidios femeninos anuales), son los mayores generadores de desaparecidas en el mundo. Y su balanza de sexos está muy descompensada con 112 niños por cada 100 niñas.

Según UNFPA, este desequilibrio poblacional entre mujeres y hombres provocará que muchos varones no encuentren con quién casarse y, de forma paralela, puede fomentar otros tipos de violencia contra la mujer, como los matrimonios forzosos, la trata o la violencia sexual.

Desde el planchado de senos hasta las pruebas de virginidad

La violencia contra la mujer es un hecho. Ocurre en todas partes y cada día. Los hombres asesinan mujeres, por ser mujeres y por considerarlas "suyas". Existen innumerables formas de discriminación contra las mujeres que borran de un plumazo todos sus derechos. "Imaginen a una niña de 12 años que adora ir a la escuela, pero a la que sus padres un día le dicen que se ponga su mejor ropa y dos horas después la casan con su vecino que le triplica la edad. O una chica de 16 años a la que le mutilan sus genitales. Imaginen a una pequeña de cuatro que escucha a sus padres quejarse de que no tienen un hijo y que ella es solo una carga", pide Natalia Kanem, directora ejecutiva del UNFPA, a un grupo de periodistas en la presentación por videoconferencia del informe titulado en esta edición Contra mi voluntad.

"No nos hace falta imaginarlo porque son situaciones reales que ocurren miles de veces cada día en todo el mundo", agrega.

Muchos hombres han comprendido ya el problema. Por eso, desde GNDiario queremos hacer un llamamiento a todos ellos, para que sean parte de la solución, para que defiendan los derechos de las mujeres en un mundo en el que cabemos todos, acorde a los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Las mujeres no pueden esperar. Las niñas representadas en el informe del UNFPA no pueden esperar. Es lo que exigen los ODS. No debemos cerrar los ojos ante situaciones como esta.

Porque las mujeres somos la mitad de la población y con los mismos derechos que la otra media. Y no cabe ni una forma de discriminación más.

Los datos publicados por el UNFPA demuestran que hay progresos en la lucha contra la ablación o el matrimonio infantil, pero más niñas se verán afectadas debido al crecimiento demográfico en el planeta. Este 2020, se estima que 4,1 millones de niñas serán sometidas a la mutilación genital. En total, 200 millones de mujeres en el mundo han sido sometidas a esta forma de violencia. En un solo día, 33.000 niñas menores de 18 años serán obligadas a casarse, en la mayoría de los casos con hombres mucho mayores que ellas (ya hay 650 millones de esposas que fueron forzadas a enlazarse antes de alcanzar la mayoría de edad). No dejemos que esto pase.

2020-07-05

Añadir nuevo comentario