Caminar ayuda a reducir la mitad la tasa de mortalidad

EmailFacebookTwitterLinkedinPinterest
Un gato descendiendo escaleras. Caminar, algo que todos podemos hacer

Lectura fácil

Caminar tiene muchos beneficios para la salud.

Las personas que caminan reducen el riesgo de tener obesidad, enfermedades de corazón, diabetes del tipo 2, además de bajar el riesgo de tener ciertos tipos de cáncer.

Unos investigadores han realizado un estudio que dice que dar 8.000 pasos al día reduce el riesgo de muerte.

El estudio se fija en la cantidad de pasos, pero no dice nada de la intensidad

Durante estos días de confinamiento, tenemos que intentar andar por la casa.

Cuando la casa sea pequeña, podemos buscar otro tipo de ejercicios para hacer en una sala.

Tenemos que intentar movernos y no estar sentados todo el día. Eso es malo para nuestra salud.

Siempre hemos sabido que salir a caminar es algo muy beneficioso para la salud. Ahora un estudio demuestra que dar, al menos 8.000 pasos cada día, reduce un 51% el riesgo de muerte.

El caso es que se reduce a la mitad cualquier causa de muerte que si andamos menos de 4.000 pasos diarios, cantidad considerablemente baja para una persona adulta.

Esta es una de las conclusiones que se extrae de un estudio realizado por ocho investigadores de diferentes instituciones de Estados Unidos y que ha sido publicado en la revista 'Journal of the American Medical Association' o 'JAMA'.

Caminar es sinónimo de vida

Los autores pertenecen al Instituto Nacional del Cáncer, el Instituto Nacional sobre el Envejecimiento, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades y la Universidad de Tennessee, Estados Unidos.

Los investigadores indican que la cantidad de pasos que se den cada día, no su intensidad, es la vinculada con el riesgo de mortalidad.

"Si bien sabíamos que la actividad física es buena, no sabíamos cuántos pasos por día hay que dar para reducir el riesgo de mortalidad o es importante caminar a una intensidad más alta", apunta Pedro Saint-Maurice, del Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos y primer autor del estudio

"Queríamos investigar esta pregunta para proporcionar nuevas ideas que pudieran ayudar a las personas a comprender mejor las implicaciones para la salud de los conteos de pasos que obtienen de los rastreadores del estado físico y las aplicaciones telefónicas".

Anteriormente se han realizado estudios sobre la relación entre pasos diarios y la mortalidad, pero la mayoría se hicieron con adultos mayores o entre personas con enfermedades crónicas debilitantes.

Este nuevo estudio se basa en un seguimiento de una muestra representativa de adultos estadounidenses mayores de 40 años: aproximadamente 4.800 participantes usaron acelerómetros hasta siete días entre 2003 y 2006, mientras salían a caminar.

Por otro lado, para sacar la relación entre caminar y el porcentaje de muerte, fueron controlados en función de la mortalidad hasta 2015 a través del Índice Nacional de Muertes.

Pasito a pasito

Los investigadores calcularon los vínculos entre la mortalidad y el número de pasos, y su intensidad tras ajustar los datos por factores de riesgo demográficos y de comportamiento, índice de masa corporal y estado de salud al comienzo del estudio.

Contando con todo estos datos descubrieron que, en comparación con dar 4.000 pasos al día, un número considerado bajo para adultos, caminar 8.000 pasos diarios se asocia con un riesgo 51% menor de mortalidad por todas las causas.

Además, pudieron comprobar que dicho porcentaje sube hasta el 65% si al caminar, alcanzamos, al menos, los 12.000 pasos cada día.

En contraste, los autores no vieron ninguna asociación entre la intensidad de los pasos y el riesgo de muerte después de tener en cuenta el número total de pasos dados por día.

En los análisis por subgrupos de participantes, los autores encontraron que dar más pasos se asocia con tasas de mortalidad más bajas tanto en hombres como en mujeres, en jóvenes y mayores, en adultos de raza blanca, negra o latina.

Por otro lado, se registró que andar más también está relacionado con tasas más bajas de muerte por enfermedad cardiovascular y cáncer.

"Estar físicamente activo tiene muchos beneficios, incluida la reducción del riesgo de obesidad, enfermedades cardíacas, diabetes tipo 2 y algunos tipos de cáncer de una persona" apuntaba Janet Fulton, de la División de Nutrición, Actividad Física y Obesidad de los CDC.

La experta indico que caminar a diario, puede ayudar a las personas a sentirse mejor y dormir mejor. Por ello, aunque durante esta cuarentena no podamos salir de casa, intenta darte algunos paseos dentro de ella, o haz otra actividad física para no caer en el sedentarismo.

Añadir nuevo comentario