Una fiesta provoca el mayor brote de coronavirus registrado en Canarias

EmailFacebookTwitterLinkedinPinterest
Una reunión familiar provoca el mayor brote de coronavirus registrado en Canarias.

Lectura fácil

 

Una fiesta familiar celebrada a finales de junio

 

ha provocado el mayor brote de coronavirus 

registrado en Canarias desde que terminó

el estado de alarma.

El brote ha registrado 10 contagios

repartidos entre Gran Canaria y Fuerteventura.

El contagio, que Sanidad sospecha que pueden tener origen importado,

afecta a diez miembros de una misma familia

residentes en Gran Canaria y Fuerteventura

que se reunieron en una fiesta

con una veintena de asistentes,

entre los que había un familiar que acababa de llegar de vacaciones de México.

 

Una fiesta familiar celebrada a finales de junio ha provocado el mayor brote de coronavirus registrado en Canarias desde que terminó el estado de alarmadiez contagios repartidos entre Gran Canaria y Fuerteventura.

Un fiesta provoca un brote en Canarias

El contagio, que Sanidad sospecha que pueden tener origen importado, afecta a diez miembros de una misma familia residentes en Gran Canaria y Fuerteventura que se reunieron en una fiesta con una veintena de asistentes, entre los que había un pariente que acababa de llegar de vacaciones de México, país donde la epidemia sigue avanzando fuertemente.

Los servicios de epidemiología consideraban por ello muy relevante la procedencia de esta persona, un hombre, que podía hacerle candidato a ser el llamado 'paciente cero' del brote, aunque no presentara ningún tipo de síntoma (como es el caso), ha señalado una portavoz de la Consejería de Sanidad.

Dudas sobre el origen

La secuencia de diagnósticos es la siguiente: un primer caso declarado de una mujer en Fuerteventura, cuatro más en la misma isla (tres parientes y un amigo) y cinco en Gran Canaria (entre los miembros de la familia que se habían desplazado a Fuerteventura).

El familiar que llegó de México aterrizó en Gran Canaria el 27 de junio y asegura que él mismo se dirigió a un hospital en primer término para pedir que se le hiciera un test, ya que se consideraba expuesto por el origen de su vuelo y por el tiempo de viaje.

Le denegaron la prueba por no tener síntomas

Sin embargo, asegura que le denegaron la prueba, porque no tenía síntoma alguno. Después, se trasladó con sus padres y otros familiares a Fuerteventura para una fiesta sorpresa que se celebró dos días después, el 29 de junio.

Esta persona niega tajantemente ser el paciente cero y, como prueba, alega que dentro del estudio que Sanidad hizo a su familia a raíz del primer caso, él dio negativo en la prueba PCR. Y pide que el asunto se aclare, porque teme que tenga consecuencias laborales.

La primera diagnosticada no sabe cómo se contagió

La Consejería de Sanidad ha corregido su relato, ya que en su primera versión se le incluyó entre los positivos, pero en realidad solo figura como sospechoso por la situación sanitaria del país desde el que ha llegado a España.

La primera diagnosticada asegura que a día de hoy ignora cómo pudo contagiarse, si fue en su trabajo, si fue en su vida diaria privada o si fue en la reunión familiar del día 29 en Fuerteventura. También precisa que en esa reunión -"una fiesta sorpresa"- hubo una veintena de personas, "unas quince quizás".

Segundo brote familiar en las Islas Canarias

Este es el segundo brote familiar que se produce en Canarias, precisa la Consejería. El anterior tuvo como escenario Tenerife, donde un hombre que había regresado de Estados Unidos contagió a dos de sus parientes.

Técnicamente, Canarias tiene activos dos brotes más, ambos en Fuerteventura, con 35 positivos entre los ocupantes de dos pateras que llegaron a la isla desde El Aaiún (Sahara) el 14 y el 18 de junio y que a día de hoy siguen en aislamiento en una nave en Puerto del Rosario, porque la cuarentena de todo el grupo se ha ido prorrogando conforme surgían nuevos diagnósticos.

Sin embargo, los epidemiólogos del Gobierno de Canarias no los consideran un caso preocupante, porque todos sus protagonistas están aislados desde el mismo momento que desembarcaron de la lancha de Salvamento Martítimo que los rescató y no han tenido relación alguna con nadie ajeno a su grupo de compañeros de travesía.

Añadir nuevo comentario