La educación digital de calidad llega a 11,5 millones de niños de 38 países gracias a ProFuturo

EmailFacebookTwitterLinkedinPinterest
La educación digital de calidad llega a 11,5 millones de niños de 38 países gracias a ProFuturo

Lectura fácil

Más de 10 millones de niños y niñas y más de 450.000 profesores

de 38 países de Latinoamérica, El Caribe, África y Asia

 se han beneficiado en los últimos 4 años del programa de educación digital ProFuturo.

Este programa lo puso en marcha en 2016 la Fundación Telefónica

y Fundación 'la Caixa' para reducir la brecha educativa en el mundo usando la tecnología.

La brecha educativa se refiere a que muchos estudiantes

no tienes dispositivos digitales para estudiar en casa.

Por lo tanto, el cierre de escuelas en todo el mundo

por la crisis sanitaria de la Covid-19 ha puesto de manifiesto

la pertinencia de disponer de herramientas para la formación.

La organización ha centrado sus esfuerzos en aliviar el impacto de la pandemia.

Entre otras medidas, ha abierto sus recursos digitales de manera gratuita

a docentes, estudiantes y familias de todo el mundo

para que puedan seguir formándose y aprendiendo desde casa.

Unos 11,5 millones de niños y niñas y más de 450.000 docentes de 38 países de Latinoamérica, El Caribe, África y Asia se han beneficiado en los últimos cuatro años del programa de educación digital ProFuturo, puesto en marcha en 2016 por Fundación Telefónica y Fundación 'la Caixa' para reducir la brecha educativa en el mundo usando la tecnología.

Educación digital de calidad para 11,5 millones de niños

En línea con el objetivo 4 de la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas (ODS4), ProFuturo aspira a mejorar la educación de millones de niños y niñas a través de la tecnología, convirtiéndose en un referente mundial de la transformación e innovación educativa.

Por lo tanto, el cierre de escuelas en todo el mundo por la crisis sanitaria de la Covid-19 ha puesto de manifiesto la pertinencia de disponer de herramientas para la formación. La organización ha centrado sus esfuerzos en aliviar el impacto de la pandemia. Entre otras medidas, ha abierto sus recursos digitales de manera gratuita a docentes, estudiantes y familias de todo el mundo para que puedan seguir formándose y aprendiendo desde casa.

ProFuturo ofrece 160 cursos de formación docente

En total, la plataforma ofrece en esta modalidad 160 cursos de formación docente en 4 idiomas y 1.800 horas de contenidos para estudiantes de lengua, matemáticas, ciencia, tecnología y habilidades para la vida.

Hasta la fecha, 60.000 niños y niñas han usado los contenidos en abierto y 320.000 docentes se benefician de los cursos de formación, lo que supone un 274% más que antes de la crisis sanitaria.

El cierre de escuelas ha afectado al 67% de la población mundial en edad escolar

De acuerdo a la Unesco, el cierre de escuelas ha afectado al 67% de la población mundial en edad escolar, dejando a 1.200 millones de estudiantes sin clases en 143 países del mundo y afectando a 9 millones de docentes. Esto ha agravado las ya existentes brechas educativas, que afectan especialmente a las poblaciones más vulnerables, haciendo que el trabajo de ProFuturo cobre más sentido que nunca.

Para lograr un mayor alcance, la plataforma también ha puesto a disposición de gobiernos e instituciones internacionales sus contenidos y se ha sumado a la coalición mundial que ha puesto en marcha la Unesco para combatir el impacto que está teniendo la crisis sanitaria de la Covid-19 en el sector educativo en entornos vulnerables.

El reto de llegar a los desconectados

Con el objetivo de que nadie se quede atrás en esta pandemiaProFuturo ha adaptado sus contenidos y formatos para llegar a los desconectados. “Si se aprovecha de la manera correcta y es accesible a escala universal, la educación digital puede cambiar la situación de los niños que han quedado atrás al conectarlos a numerosas oportunidades y dotarles de las aptitudes que necesitan para tener éxito en un mundo digital”, ha señalado César Alierta, presidente de ProFuturo.

Asimismo, en las zonas más remotas donde no hay conectividad a Internet y los docentes y estudiantes no tienen dispositivos tecnológicos, se están grabando algunas lecciones para que puedan emitirse a través de la radio y la televisión, y entregando físicamente materiales impresos.

En España, para que las familias con menos recursos puedan seguir conectadas, esta organización ha donado 10.000 tabletas a las 17 Comunidades Autónomas, Ceuta y Melilla, y a 32 organizaciones sociales.

Expansión en África: Un aumento de un 44% en 2019

Desde que nació en 2016 con un primer piloto en Angola, la organización ha ido creciendo y hoy se implementa en 10.000 escuelas de 38 países. Solo en el año 2019, la organización contribuyó a mejorar la educación de un total de 4,3 millones de niños y niñas, lo que supone un 17% más que en 2018.

El incremento más notable en el número de beneficiados ha sido en África, con un aumento de un 44% en 2019 como resultado, entre otros factores, de la expansión a nuevos países como Sudáfrica y Ruanda y del crecimiento del proyecto en Angola, Zimbabue, Tanzania, Senegal, Etiopía y Guinea Ecuatorial. Además, en 2020, la organización ha empezado a implementar su programa en Sierra Leona y Esuatini.

Garantizar el acceso a la educación digital de calidad en zonas de conflicto

Igualmente, la organización ha crecido en otros lugares, desembarcando en una nueva región: el Caribe, donde ya implementa su programa en Bahamas, Barbados, Belice, Guyana y Santa Lucía de la mano de la Organización de los Estados Americanos (OEA).

Asimismo, en el curso 2019-2020 ha impulsado el trabajo que de forma pionera realiza en zonas de conflicto para garantizar el acceso a la educación de calidad de niñas y niños que se han tenido que desplazar forzosamente y que se encuentran en situación de refugio.

Gracias a Profuturo, también llegó la escuela digital al campo de refugiados de Dzaleka, ubicado a 30 kilómetros de la capital de Malawi, y en febrero de este año empezó a trabajar con refugiados iraquíes en una escuela de Amman, Jordania, junto a la Asociación Mensajeros por la Paz.

Añadir nuevo comentario