La pandemia ha provocado retrasos en el diagnóstico de cáncer

EmailFacebookTwitterLinkedinPinterest
Lazo rosa por el cáncer de mama / Pixabay

Lectura fácil

Muchas personas han fallecido este año debido a un retraso en el diagnóstico de cáncer
o de otras patologías diferentes al coronavirus, que ha copado toda la atención en hospitales.

Desde marzo, el Covid-19 ha acaparado casi toda la atención de los profesionales sanitarios,
que se han visto obligados a hacer frente a la pandemia volcando casi todos sus esfuerzos en contenerla. Sin embargo, el Covid-19 no ha acabado con el resto de enfermedades o patologías.
Tan sólo las ha ocultado.

El presidente de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), 
asegura que la pandemia ha provocado retrasos en el diagnóstico de patologías no Covid-19
como el cáncer y esto contribuye a la pérdida de oportunidad para un tratamiento o incluso la curación.

La pandemia reduce los diagnósticos de cáncer en hasta un 20%,
duplica las muertes por infarto y empeora muchas patologías.

Los expertos creen que el miedo a acudir al médico y la saturación de la sanidad 
han sido las causas del empeoramiento de patologías ajenas al Covid-19.

 

El presidente de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), el doctor Álvaro Rodríguez-Lescure, asegura en una nota difundida por Servimedia, que la pandemia ha provocado retrasos en el diagnóstico de patologías no Covid-19 como el cáncer y "esto contribuye a la pérdida de oportunidad para un tratamiento o incluso la curación".

La pandemia reduce los diagnósticos de cáncer en hasta un 20%, duplica las muertes por infarto y empeora muchas patologías

El Congreso SEOM2020 que se celebrará de forma virtual del 19 al 23 de octubre bajo el lema 'Nueva década, nuevos avances' tratará de exponer la grave problemática del retraso en el diagnóstico de cáncer en España. En la rueda de prensa de presentación de dicho congreso, el doctor Rodríguez-Lescure añadió que "el impacto del coronavirus ha sido espantoso y hay una morbimortalidad en España que no podemos ignorar con datos de absoluta hecatombe pero la mayor hecatombe será el postCovid".

"No podemos permitir -remarcó- retrasos en el diagnóstico de cáncer y esto constituye, además del daño psicológico indudable, la pérdida de oportunidad para algunos pacientes para ser tratados y llegar a una mejora de su enfermedad o incluso a la curación".

Ante esta situación, anunció que la SEOM junto a otras sociedades científicas y centros asistenciales llevan a cabo un estudio para comprobar estos retrasos diagnósticos y cuyos datos estarán disponibles en breve.

Según los datos del Sistema de Monitorización de la Mortalidad diaria (MoMo), del 13 de marzo al 5 de octubre han fallecido 44.651 personas más que las que se esperaban. Sin embargo, tal y como explican los expertos, no todas esas muertes pueden achacarse directamente al Covid-19, aunque las fechas de recogida de los datos coincidan con la pandemia. Según las cifras oficiales del Ministerio de Sanidad, el coronavirus ha provocado la muerte de 32.688 personas. ¿Qué ocurre con el resto?

Los expertos creen que el miedo a acudir al médico y la saturación de la sanidad  han sido las causas del empeoramiento de patologías ajenas al Covid-19

El Correo de Burgos publica el caso de Sonia Sainz-Maza. Ella tenía 48 años y era vecina de Espinosa de los Monteros, un municipio de Burgos. En el mes de abril comenzó a sentir un fuerte dolor en la pierna, a la altura de la ingle. Llamó a su médico, pero este tan sólo la atendió desde el otro lado del teléfono. Volvió a llamar porque no mejoraba, pero volvieron a atenderla de manera telemática. Ni exploración ni diagnóstico claro. Y volvió y volvió a llamar. El 18 de junio consiguió una cita con un traumatólogo del Hospital Universitario de Burgos (HUBU), pero este le dijo que no podía atender «lumbociatalgias», lo que aparecía en el volante expedido por el centro de salud de Sonia. Volvió a intentar conseguir atención yendo directamente al servicio de urgencias del centro. Pero tampoco recibió atención. Ni tampoco en el Hospital de Cruces de Bilbao ni en Bizkaia. A mediados de julio fue ingresada y fue entonces cuando le dijeron el diagnóstico: cáncer de colon con metástasis. Falleció el 13 de agosto. 

Lo peor es que la terrible historia de Sonia es un problema que va más allá y que ha afectado a más familias. Desde marzo, el Covid-19 ha acaparado casi toda la atención de los profesionales sanitarios, que se han visto obligados a hacer frente a la pandemia volcando casi todos sus esfuerzos en contenerla. Sin embargo, la irrupción del SARS-CoV-2 no ha acabado con el resto de enfermedades o patologías. Tan sólo las ha ocultado.

Las sociedades médicas todavía están midiendo el impacto que ha tenido la pandemia en el diagnóstico y tratamiento de otras enfermedades que nada tienen que ver con el virus. A falta de datos concretos, la mayoría ya ha concluido que el coronavirus, sin duda, ha tenido consecuencias en otras patologías. Por ejemplo, según los datos de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), este 2020 se han detectado entre un 15 y un 20% menos de cánceres.

El tiempo es crucial para que el pronóstico de un cáncer o para que las secuelas tras un infarto no empeoren

El tiempo que transcurre desde que se inician los síntomas de una enfermedad como el cáncer hasta que se recibe el tratamiento, tiene un impacto directo sobre el pronóstico del paciente. Ese tiempo determina la mortalidad y las secuelas de un diagnóstico correcto.

La vicepresidenta de la SEOM, la doctora Enriqueta Felip, señaló que “en España se espera alcanzar la cifra de 277.394 de nuevos casos de cáncer este año. Uno de los grandes avances en el tratamiento oncológico han sido los tratamientos dirigidos contra alteraciones moleculares relacionadas con el desarrollo del tumor, lo cual se traduce en estrategias individualizadas mucho más eficaces y menos tóxicas".

Sobre SEOM2020

Ante esta pandemia, la Sociedad Española de Oncología Médica celebrará su congreso de forma virtual y en él se abordarán los avances y los retos de la Oncología en la próxima década.

Entre otros, la optimización en el manejo del paciente con cáncer para progresar hacia una mejora de la supervivencia y de la calidad de vida, el manejo integral del paciente desde la prevención hasta el tratamiento, el abordaje multidisciplinar y el desarrollo de una Oncología de Precisión basada en la integración de todo el conocimiento, que incluye datos clínicos, nuevas tecnologías moleculares, estilo de vida y entorno ambiental de cada paciente.

Añadir nuevo comentario