Es oficial, España entra en una recesión económica

EmailFacebookTwitterLinkedinPinterest
España alcanza la segunda recesión económica

Lectura fácil

La economía española entra en recesión
tras un desplome histórico del 18,5% del Producto interior bruto
conocido como PIB,
 en los meses de abril, mayo y junio.

Una recesión es un decrecimiento de la actividad económica durante un periodo de tiempo.
Oficialmente se considera que existe recesión cuando la tasa de variación del PIB es negativa
durante seis meses consecutivos.

Vulgarmente se conocía como periodo de «vacas flacas».

Se conoce como Producto interno bruto o PIB
 a la suma de todos los bienes y servicios finales que produce un país o una economía,
elaborados dentro del territorio nacional tanto por empresas nacionales como extranjeras,
y que se registran en un periodo determinado, generalmente un año.

El consumo de los hogares se hunde un 21% en el trimestre,
la inversión se desploma y el PIB interanual registra un retroceso récord del 22,1%

El balance económico de nuestro país sufre el segundo retroceso consecutivo, con lo que la economía española entra en recesión técnica.

El PIB español registró una caída del 18,5% en el segundo trimestre de 2020, respecto al trimestre anterior en términos de volumen.

El coronavirus ha frenado la evolución económica del país y ha visto cómo todos los organismos públicos y privados han trabajado y trabajan de forma intensa para erradicar la pandemia y la crisis que ha desarrollado en España.

Si abrimos el objetivo para observar la situación de otros países europeos, nos damos cuenta que España está a la cabeza por el fuerte deterioro de su economía. El PIB de Francia se contrajo un 13,8% en el segundo trimestre, después de bajar un 5,9% en el primero, mientras que la economía de Italia registró una contracción del 12,4% entre abril y junio, después de la caída del 5,4% observada entre enero y marzo. Alemania, que dio a conocer este jueves sus datos, registró una caída del PIB del 10,1% en el segundo trimestre, después del descenso del 2% entre los meses de enero y marzo.

Los datos que ofrecemos son los adelantados por el Instituto Nacional de Estadística (INE). El descenso actual de nuestra economía ocupa la mayor de la serie histórica considerada por el INE que comienza en 1995 y sigue a la del 5,2% que se registró en el trimestre anterior.

Los datos que ofrece el INE

El periodo comprendido entre abril y junio se ha visto afectado de lleno por la paralización de numerosas actividades económicas como consecuencia de la declaración del estado de alarma, lo que ha provocado un retroceso de la economía sin precedentes en la historia reciente.

En variación interanual, el PIB cayó aún más, un 22,1%, frente al descenso del 4,1% registrado en el primer trimestre. Medido a precios corrientes, el PIB cayó un 21,1%. Estadística explicó que la dificultad para medir el PIB en el contexto del coronavirus “hace prever que las futuras revisiones de los resultados hoy publicados puedan ser de una magnitud mayor que la habitual”.

La contribución de la demanda nacional al crecimiento interanual del PIB fue negativa, de 19,2 puntos, lo que supone 15,5 puntos menos que a la del primer trimestre.

Con respecto al gasto en consumo final descendió un 18,1% en variación anual y el consumo final de los hogares lo hizo un 25,7%, con más intensidad que en el primer trimestre. Mientras, el gasto en consumo final de las administraciones públicas creció un 3,5%, una décima menos que la tasa del primer trimestre.

Por otra parte, la demanda externa presentó una aportación de -2,9 puntos, 2,5 puntos inferior a la del trimestre pasado. Las exportaciones de bienes y servicios realizaron un retroceso de 38,6% en comparación a 2019. Sobre las importaciones, el dato es de un 33,1%.

Actividades profesionales

Por ramas de actividad, el valor añadido de la industria bajó un 23,8% respecto al segundo trimestre de 2020, el de la construcción cayó un 29,9% y los servicios lo hicieron un 22%.

La remuneración de los asalariados se desplomó un 13,1% en variación interanual, como consecuencia de la bajada del 16,4% en el número de asalariados y de la variación en la remuneración media por asalariado del 3,9%.

¿Qué ocurre con el empleo?

En términos de horas efectivas trabajadas que refleja de manera más clara los efectos de la pandemia, registró una caída del -21,4% en comparación con el primer trimestre. En variación anual, las horas trabajadas descendieron con más fuerza, un 24,8%.

Las horas trabajadas en la industria descendieron un 20,9% en variación interanual, en la construcción lo hicieron un 32,2% y en los servicios disminuyeron un 25,5%.

Añadir nuevo comentario