¿Cómo nos afectaría un segundo confinamiento?

EmailFacebookTwitterLinkedinPinterest
un varón trabaja con su portatil sentado en el balcón de su casa durante el estado de alarma

Lectura fácil

España se ha posicionado como el país de toda Europa con más casos positivos de coronavirus.

De mantenerse la tendencia alcista, un segundo confinamiento supondría un fuerte golpe para la economía española.

En dos semanas comienza la vuelta al colegio en septiembre, el regreso al trabajo,
el otoño y su bajada de temperatura, lo que provoca que busquemos espacios interiores
para comer o reunirnos.

Expertos ya hablan con rotundidad de un segundo confinamiento,
no tan rígido como el vivido en España entre marzo y junio,
aunque con la mirada puesta en los territorios más expuestos a la pandemia
como Aragón, Cataluña o Madrid.

En estos meses hemos visto conductas obsesivas, fobias o trastornos psicológicos temporales,
y que han afectado en mayor o menor medida a la población, con o sin sintomatología previa.

Entre las posibles consecuencias a nivel psicológico de un segundo confinamiento
los médicos afirman que aumentaría la depresión.

Durante esta segunda quincena de agosto, España se ha posicionado como el país de toda Europa con más casos positivos de coronavirus, un total de 136 casos por 100.000 habitantes. De mantenerse la tendencia alcista, supondría un fuerte varapalo para la economía española al tener que tomar medidas.

¿Está cerca un segundo confinamiento?

Desde Bruselas, el vicepresidente del BCE Luis de Guindos, expresó que se siente “optimista ante los datos de la recuperación que se van conociendo” de España.

Este “optimismo” contrasta con la visión nacional que mantiene el sector de la hostelería, tal y como informó GNDiario, 65.000 establecimientos cerrarán este 2020 y según indica la asociación española de hostelería, un 20% de ellos, no han podido abrir desde marzo.

¿Aguantaría nuestra economía un segundo confinamiento?

En dos semanas comienza la vuelta al colegio en septiembre, el regreso al trabajo, el otoño y su bajada de temperatura, lo que provoca que busquemos espacios interiores para comer o reunirnos. De esta manera, deberemos dejar atrás los espacios abiertos del verano por otros más recogidos.

Expertos ya hablan con rotundidad de un segundo confinamiento, no tan rígido como el vivido en España entre marzo y junio, aunque con la mirada puesta en los territorios más expuestos a la pandemia. Sin duda, el hecho de no haber controlado la pandemia en todos los territorios de la nación, hace presagiar un futuro incierto en los ERTES, el paro y el desarrollo de nuestra economía. En una situación de incertidumbre, tal y como hemos visto en el turismo y su descalabro no solo por la ausencia de visitantes extranjeros, es que los nacionales tampoco han sucumbido a las intensas campañas publicitarias y el marketing nacional para salir en vacaciones.  

Ante una situación de alta incertidumbre, la economía se retiene por falta de confianza de los ciudadanos.

Aspectos psicológicos de un segundo confinamiento

Los expertos indican que en estos meses han visto conductas obsesivas, fobias o trastornos psicológicos temporales, y que han afectado en mayor o menor medida a la población, con o sin sintomatología previa.

En NIUS, el jefe de sección de psiquiatría del Hospital Universitario Ramón y Cajal de Madrid, José Manuel Montes, introduce las posibles consecuencias de un segundo confinamiento. El doctor señala que: "Lo que se sabe es que el porcentaje de depresión ha sufrido un incremento del 200%".

Un segundo confinamiento afectaría de una forma “muy importante pudiendo ser mucho más dañino para la salud mental que el primero”, señala el experto. A mayor tiempo transcurrido de confinamiento, “los estudios demuestran que genera una mayor psicopatología y mayores problemas a nivel mental, lo que puede conllevar a una mayor depresión”.

El doctor señala que la situación podría ser más grave, debido a que la situación sanitaria actual “ha vuelto a empeorar, y como consecuencia de ello, las adversidades se incrementarían en mayor medida”. Regresaría la incertidumbre, ¿cuánto duraría el confinamiento? ¿serviría para algo?

Sobre la incertidumbre, señala el experto que estas situaciones generan en la persona “alteraciones emocionales y más psicopatologías”. “La incertidumbre de lo que podría ocurrir es realmente una de las causas de estrés más importantes, demostrado a todos los niveles, y todo lo que ha supuesto este confinamiento ha sido incertidumbre. Incluso a día de hoy la seguimos teniendo, aunque no estemos encerrados en casa, porque no sabemos lo que puede llegar a ocurrir en un futuro inmediato”.

Quizá la parte que minimiza la incertidumbre de un segundo confinamiento, es que ya hemos pasado por esa experiencia, sabemos como es, y hemos desarrollado estrategias para convivir con esta situación adversa en una vida en la que un confinamiento no formaba parte de ningún capitulo.

Añadir nuevo comentario