La ocupación hotelera este verano rondará el 25%, muy lejos de lo habitual

EmailFacebookTwitterLinkedinPinterest
Monasterio de Guadalupe, Extremadura

Lectura fácil

España está llena de rincones muy bonitos

para visitar durante el verano.

Este año la pandemia de coronavirus ha cambiado

los planes habituales de las familias en las vacaciones.

El turismo de Sol y playa va a perder peso este verano

porque hay más gente que prefiere ir al campo.

 

El turismo de interior va a gana fuerza este verano

porque la gente quiere escapar de las masificaciones.

Cada vez hay más personas que prefieren lugares tranquilos

y evitar estar en lugares  con muchas personas.

 

El sector de la hostelería en España cree que será 

un verano muy diferente y con pocos turistas.

La pandemia ha provocado una gran crisis económica

y muchos hoteles y restaurantes estarán cerrados.

En 2020 llegarán menos turistas extranjeros a España

y los puestos de trabajo serán muchos menos.

 

Está claro que el coronavirus está cambiando todo

y hay quienes buscan destinos alternativos a la playa.

Con la llegada de los meses de julio y agosto se tensa la situación con respecto al turismo en 2020.  El principal sector económico en España, va a tener imposible cumplir con las cifras de años anteriores. Lo que sí parece que va a ganar protagonismo es el turismo de interior en este  2020.

Más turismo de interior, menos turismmo de Sol y playa

Todo a punta a que este año será un periodo para plantear un turismo menos invasivo, que respete el entorno, la producción agrícola local, así como los productos y alimentos de proximidad.  

Fuentes del sector prevén que no habrá más de un 50% de la planta hotelera operativa en verano con una ocupación muy baja en los centros abiertos. “Lugares que estaban habitualmente al 80% o 90% en verano, este año rondarán el 25%”, aseguran altos directivos del sector.

Los rincones de España

Este verano, las personas que puedan moverse, lo harán dentro de nuestro país. La segunda vivienda, estancias con familias que poseen casas amplias con piscina o con cercanía a la playa, van a ser algunos “hits” del verano.

Despuntan las reservas de autocaravanas y las consultas en los campings próximos a la montaña. Un verano en el que toda aquella persona que pueda salir fuera de casa, lo hará en un radio de relativa proximidad.

Muchas son las personas que modifican el destino internacional de sus vacaciones por uno o varios dentro de España, reconociendo que: “este verano mi dinero lo dejo en mi país”, en clara referencia a la inyección económica que necesita España tras el duro golpe de la crisis sanitaria desatada por COVID-19.

Turismo de interior frente a la pandemia

A buen seguro, las personas que residen en grandes ciudades: Madrid o Barcelona, eviten acudir a una gran urbe en sus vacaciones, por lo que un destino rural viene siendo el foco de interés en este sector de población.  

Lugares pequeños, poco masificados donde practicar deportes o disfrutar de espacios abiertos y verdes que permitan esa desconexión mental que muchas personas buscan para unos días de asueto y en esta ocasión, con más motivo.

España tiene rincones por descubrir

Las zonas rurales son conscientes de la necesidad del turismo en su día a día, pero no a toda costa. Ante la realidad que vivimos y la que viene, la Asociación de los pueblos más bonitos de España, constituida por 94 localidades de todo el país (desde Guadalupe a Potes, Llastres, Alquézar, Atienza o Cazalla de la Sierra), hace un llamamiento a los viajeros de las grandes ciudades que los visiten para que actúen de forma responsable ante la pandemia del COVID-19.

Desean mantener el orden y la vigilancia mantenida al coronavirus. No les es grato vivir escenas de espacios masificados: playas, plazas o terrazas. Desean mantener su modelo de turismo responsable y sostenible que tanto les ha costado implantar, se vea amenazado.

Transitar por la localidad

Desde la Asociación que agrupa alguno de estos municipios: Ayllón (Segovia), Alarcón (Cuenca), Albarracín (Teruel), Sos del Rey Católico (Zaragoza), Zuheros (Córdoba), Comillas (Cantabria) o Cudilleros (Asturias), por citar solo algunos de los integrantes de esta agrupación independiente. Se les pide que mantengan la distancia de seguridad, controlen a los niños cuando se acerquen a los vecinos, usen mascarillas y no convoquen reuniones innecesarias.

Se hace referencia en este manual sobre cómo aparcar (solo en espacios señalizados), cómo comportarse en hoteles, bares y restaurantes o qué hacer o no en espacios exteriores (se dan indicaciones para que los senderistas respeten el medio ambiente, por ejemplo) o interiores.

Como ejemplo, además de mantener la distancia de seguridad, se anima a respetar los grupos de visitas reducidos a monumentos y lugares turísticos o evitar tocar el mobiliario urbano.

Aplicar el sentido común

En general, se trata de cuestiones de sentido común, aunque éste sea en ocasiones el menos común de los sentidos. Es normal la preocupación de estos pueblos al ver en estos días imágenes de playas llenas de personas, cuando estaba prohibido, terrazas a rebosar o calles repletas de paseantes, corredores y ciclistas.

La parte positiva, es que es una minoría la que se salta la regla. Muchas personas buscan horarios para pasear poco masificados, usan la mascarilla y mantienen la distancia de seguridad. Pensando en nosotros mismos, seguro que también hacemos lo correcto con los demás.

Desde GNdiario deseamos que disfrutes de unos días de descanso y que al regresar compartas algunas curiosidades de estas vacaciones, en las que no podemos bajar la guardia, es nuestra salud la que está en juego.  

Añadir nuevo comentario