La vacuna de Oxford muestra su capacidad de entrenar al sistema inmunitario y su seguridad en los primeros resultados

EmailFacebookTwitterLinkedinPinterest
La vacuna de Oxford se está desarrollando con éxito

Lectura fácil

La vacuna desarrollada en Oxford deja unos resultados muy esperanzadores.

En el ensayo actual ha dejado ver que parece segura y que es capaz de entrenar al sistema inmune.

La vacuna también causa pocos efectos secundarios.

Pero estos primero resultados son preliminares y no definitivos.

De momento se necesitan más pruebas que confirmen que la vacuna es eficaz contra el COVID-19.

La vacuna de Oxford contra el coronavirus ha dejado unas conclusiones de los ensayos clínicos que determinan que "parece segura" y que es capaz de "entrenar al sistema inmune".

Las pruebas realizadas en más de mil personas dejaron ver que la vacuna provocó en los organismos de los voluntarios la producción de anticuerpos y glóbulos blancos. Esto demuestra que la vacuna de Oxford es capaz de entrenar al sistema inmunólogico para combatir el COVID-19.

Los autores aseguran de las conclusiones publicadas en la revista médica The Lancet que "el ensayo de etapa temprana considera que la vacuna es segura, causa pocos efectos secundarios e induce fuertes respuestas inmunes en ambas partes del sistema inmunitario".

La vacuna de Oxford causa pocos efectos secundarios y da lugar a fuertes respuestas inmunes

La vacuna de Oxford cuenta con un ensayo de fase 1/2 que ha involucrado a 1.077 adultos sanos con edades comprendidas entre los 18 y los 55 años. Los resultados demostraron que encontró la vacuna indujo respuestas inmunes de anticuerpos y células T fuertes hasta el día 56 del ensayo, que continúa en curso.

"Estas respuestas pueden ser aún mayores después de una segunda dosis, según un estudio de subgrupo de 10 participantes" destaca el comunicado enviado por la revista.

Por otro lado, los autores comentaron que la vacuna de Oxford, en comparación con el grupo de control al que se le administró una vacuna contra la meningitis, causó menos efectos secundarios y menores con mayor frecuencia. Pero algunos de estos podrían reducirse con paracetamol. Además, destacan que "no hubo eventos adversos graves de la vacuna".

Estos primeros resultados son muy prometedores, pero son solo preliminares y no definitivos. Es por ello que los autores del estudio explicaron que dichos resultados están centrados en la respuesta inmune medida en el laboratorio.

Por lo que se necesitan más pruebas para confirmar si la vacuna protege eficazmente contra la infección, además, los investigadores también añadieron que hay que realizar más estudios clínicos, incluidos en adultos mayores con la vacuna de Oxford.

Según el grupo de investigación dirigido por la vacunóloga británica Sara Gilbert, piensan que "una vacuna ideal contra el SARS-CoV-2 debería ser efectiva después de una o dos vacunas, funcionar en poblaciones objetivo, incluidos los adultos mayores y aquellos con otras afecciones de salud, conferir protección durante un mínimo de seis meses y reducir la transmisión del virus a los contactos".

Los primeros resultados son muy esperanzadores, pero estos son resultados preliminares y no definitivos, hay que seguir realizando más pruebas, incluidos en la población más mayor

Este ensayo de la vacuna de Oxford, como tiene carácter preliminar, no permite confirmar si cumple con los requisitos señalados.

Cabe destacar que los ensayos de Fase 2 y Fase 3 que sirven para confirmar si una vacuna protege contra la infección por SARS-CoV-2 se están desarrollando en Reino Unido, Brasil y Sudáfrica.

Sara Gilbert apuntó que "aún queda mucho trabajo por hacer antes de que podamos confirmar si nuestra vacuna ayudará a controlar la pandemia de Covid-19, pero estos primeros resultados son prometedores".

Con respecto a la vacuna de Oxford, el Reino Unido ya ha llegado a un acuerdo para fabricar 100 millones de dosis de la vacuna que se encuentra en el ensayo actual.

Añadir nuevo comentario