La dermatitis atópica afecta a la calidad de vida de los pequeños

EmailFacebookTwitterLinkedinPinterest
14/09/2021 - 09:23
Dermatitis atópica en los mofletes de un bebé

Lectura fácil

La dermatitis atópica es una enfermedad crónica de la piel, que en España afecta entre el 15 y el 20 % de la población infantil. Su principal síntoma es el picor o prurito que puede ser muy intenso e insoportable.

Esto provoca, no solo en los niños, rascados frecuentes, dolor en la piel, falta de sueño e infecciones cutáneas. Por su parte, la Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergología y Asma Pedíatrica (SEICAP), advierte que impacta mucho en a calidad de vida de los pequeños.

Según una publicación de Current Pediatric Reviews, señala que los pequeños que padecen la dermatitis atópica pueden volverse irritables y tener falta de atención por los picores severos.

Cada 14 de septiembre se celebra el Día de la Dermatitis Atópica

La dermatitis atópica causa picores intensos, por lo que el sueño se ve gravemente afectado, originando que los niños estén más irritables a lo largo del día.

En el caso de los pequeños, esta enfermedad crónica puede sacar a la luz problemas conductuales que acaban en malos comportamientos, falta de adaptación y de habilidades sociales, junto a dependencia excesiva, apego y temor.

Por otro lado, la dermatitis atópica puede causar, si afecta en adolescentes, depresión y/o ansiedad.

Además, en los niños, también puede dar lugar al desarrollo de enfermedades alérgicas como son el asma, la alergia alimentaria o la rinitis, lo que sigue empeorando el impacto en la calidad de vida.

Es por ello que el SEICAP, pide a los adultos familiares que presten atención a los pacientes pediátricos, que se cumplan los tratamientos indicados y se continúen con los cuidados para prevenir brotes.

Conoce algunos de lo posibles síntomas de la enfermedad

Antes de nada hay que destacar que los síntomas de la dermatitis atópica pueden variar muchísimo de una persona a otra. Pero a rasgos generales, estos son los más comunes:

  • Piel seca
  • Picazón, que puede ser grave, especialmente durante la noche
  • Manchas de color rojo a marrón grisáceo, especialmente en las manos, los pies, los tobillos, las muñecas, el cuello, la parte superior del pecho, los párpados, la parte interna de los codos y las rodillas, y, en el caso de los bebés, el rostro y el cuero cabelludo
  • Pequeñas protuberancias que pueden supurar líquido y formar costras si se las rasca
  • Piel engrosada, agrietada y escamosa
  • Piel en carne viva, sensible e inflamada por rascarse

Según los especialistas, la dermatitis atópica suele comenzar antes de los 5 años y puede continuar hasta la adolescencia o la edad adulta. Además, hay personas que presentan la enfermedad de forma periódica, la cual desaparece por un tiempo o incluso varios años.

Añadir nuevo comentario