• NOTICIAS

Un pasito más por la inclusión social y laboral de las personas con discapacidad intelectual

EmailFacebookTwitterLinkedinPinterest
17/05/2021 - 19:00
Participantes en las prácticas formativas para jóvenes con discapacidad intelectual de la UGR | Foto: Universidad de Granada

Lectura fácil

La Universidad de Granada (UGR) reanuda el programa de prácticas formativas en el que seis jóvenes con discapacidad intelectual pasarán un período de seis meses en distintos servicios de la institución. Desarrollarán sus jornadas en los servicios de comedores, mantenimiento, jardinería, calidad e innovación y conserjerías.

Esto es posible gracias a la reactivación de los convenios de colaboración suscritos con Plena Inclusión y GranaDown para brindar una enseñanza presencial al alumnado, interrumpida por la pandemia de la Covid-19.

Con todo ello, la institución universitaria trata de promover la inclusión social y laboral de las personas con discapacidad intelectual, así como para fomentar su formación e inserción laboral y obtener experiencia laboral en el ámbito de la Administración Pública.

Por qué es importante que trabajen las personas con discapacidad intelectual

En el actual sistema de organización social, disponer de un empleo es un principio fundamental, tanto para la integración social del sujeto como para el desarrollo de la personalidad.

El empleo constituye, por tanto, una importante vía de desarrollo personal y una incorporación plena a nuestra sociedad. En este sentido, el trabajo más que un fin en sí mismo es un medio para conseguir diferentes aspectos como son: una imagen más positiva y útil de uno mismo, el reconocimiento social, la estructuración del tiempo, la pertenencia a un grupo social, el aumento en la cantidad y calidad de interacciones sociales y la independencia económica.

Todas estas afirmaciones no son ajenas al colectivo de personas con discapacidad intelectual, para quienes el trabajo es también un medio de realización personal.

Actualmente, las personas con discapacidad pueden acceder a programas específicos de formación profesional

Hoy en día, las personas con discapacidad intelectual se convierten en los principales protagonistas de su propia promoción laboral; por tanto, a ellos les corresponde realizar un importante esfuerzo y asumir con responsabilidad el reto que se les propone.

Definitivamente, la inclusión social y laboral de personas con discapacidad intelectual es una necesidad sentida y expresada por las propias familias, profesionales del mundo de la educación y el propio colectivo. Además, se han podido observar cambios importantes en la calidad de vida de las personas con discapacidad intelectual que desarrollan una actividad laboral. Sin embargo, y a pesar de todos los aspectos positivos anteriormente mencionados, las personas con discapacidad intelectual en general están, hoy por hoy, en situación de desigualdad de oportunidades para acceder al mercado de trabajo, teniendo que superar aún ciertas barreras.

Por ello, consideramos de sumo interés e importancia la adopción de medidas que sitúen a las personas con discapacidad intelectual en condiciones de acceder al mercado de trabajo ordinario. En este sentido, es muy importante el desarrollo de proyectos como GNDiario que, de manera integrada, realista y eficaz, proporcionen recursos a las personas con discapacidad intelectual.

En resumen, los proyectos de empleo e inclusión social y laboral deben ser un modelo integrado de actuación.

Añadir nuevo comentario