La venganza de los Testigos de Jehová con sus desertores

EmailFacebookTwitterLinkedinPinterest
testigos

Lectura fácil

Esta noticia no tiene texto fácil, se mostrará el texto normal

El grupo religioso hace la vida imposible a quienes abandonan sus filas. No consideran el abuso infantil un delito, sino un pecado.

Todos hemos abierto la puerta alguna vez a una pareja de personas, vestidos de manera austera, colores apagados y faldas largas en el caso de las mujeres. Se trata de los predicadores de una de las formaciones religiosas más inquietantes que conocemos.

"Los Testigos de Jehová predicamos para alabar a Dios y dar a conocer su nombre". Este es uno de sus motivos para ir de puerta a puerta. Se apoyan en la biblia para defender lo que hacen: “Vayan, por lo tanto, y hagan discípulos de gente de todas las naciones, [...] enseñándoles a observar todas las cosas que yo les he mandado”. Alegan también que tienen amor por la gente y quieren salvar a la humanidad.

Pero que le digan lo mismo a aquellos que han pertenecido a la formación. Seguro que no pensarán que realmente tienen amor por las personas, ya que salir de ahí tiene sus consecuencias. Entre otras cosas, para el grupo religioso las mujeres son "un complemento para el hombre" y deben ser sumisas.

Testimonios

Un ex Testigo de Jehová ha ofrecido una visión personal de lo que ha vivido dentro de la formación. Aquí les mostraremos parte de las declaraciones que publica "The Independient".

Esta persona asegura que "tratan de controlar las emociones, el pensamiento, la información y el comportamiento de las personas".

A muchos nos podría parecer que los Testigos de Jehová son tontos, pero nada de eso porque para engañar al pueblo tienen que ser bastante inteligentes, apunta el ex-religioso.

Ha criticado también la prohibición a las transfusiones de sangre. Tampoco comparte el mensaje de los religiosos de que el final de los tiempos será pronto y solo ellos se salvarán.

Las consecuencias del abandono

El hombre ha revelado que la formación humilla a quienes dejan de pertenecer al grupo. Los que abandonan su fe reciben el nombre de "apóstatas" y son "desfraternizados".

En consecuencia, asegura que sus familiares han renegado de él y de su esposa tras abandonar los Testigos de Jehová. Esta religión prohibe el saludo a los "apóstatas" o "desertores".

Abuso de menores

Asimismo, también criticó al grupo religioso por tener un "gran problema con el abuso de menores", ya que creen que el abuso infantil es "solo un pecado" y no realmente "un delito". "Tratan de mantenerlo dentro de la congregación", explica.

Añadir nuevo comentario