Día Internacional sin móvil, un reto para la humanidad

EmailFacebookTwitterLinkedinPinterest
redes sociales

Lectura fácil

El 2 de marzo se celebra el Día Internacional sin móvil

El movimiento nació en Estados Unidos

y trata de llevar a cabo una especie de reto para no usar el móvil durante todo el día.

En el Día Internacional sin móvil se busca advertir de que ya se ha pasado a niveles preocupantes

que han llevado a crear una adicción que está generando muchos trastornos ligados a su uso.

 

El 2 de marzo se celebra el Día Internacional sin móvil. El movimiento nació en EEUU y trata de llevar a cabo una especie de reto para no usar el móvil en todo el día.

Sin duda una gran iniciativa que invita a reflexionar sobre el uso abusivo que hacen muchas personas de los móviles. Y es que la mayor parte de la población asegura que ya no sabe vivir sin móvil. Un portavoz de 'Pantallas amigas' habla sobre su visión del móvil en 'Sanitas Salud', fuente principal de este artículo.

Los nuevos dispositivos nuevos dispositivos tendrán una modalidad que restringirá el uso de algunas aplicaciones para ayudar a los usuarios a desconectar del móvil.

¿Somos capaces de pasar una hora sin utilizar el teléfono móvil?

Los contenidos y aplicaciones que ofrecen los teléfonos móviles resultan muy atractivos, y resulta casi imposible no dejarse entretener por ellos. Muchas personas, a veces, responsabilizan a tantos avances tecnológicos de que las personas sean dependientes de ciertas herramientas.

Pero el caso, es que la culpa no es de los que fabrican esos teléfonos, sino de aquellos que los utilizan, pues deberíamos ser más consecuentes y hacer un uso responsable de las tecnologías.

Y es que desde las compañías de smartphones lo que pretenden es dar herramientas a los usuarios para que apuesten por un uso responsable de su dispositivo.

Desde la plataforma Mobile Free Life, es promotora de una iniciativa que se basa en retar a los usuarios de toda España a estar una hora sin usar el teléfono móvil.

El objetivo de la plataforma es que su programa de acciones sirvan como concienciación sobre el uso responsable, saludable y productivo de los teléfonos móviles.

Los datos sobre el consumo son "aterradores", y es que muestran un alto nivel de dependencia que tienen los usuarios del móvil. Aunque también es cierto que cada vez son más las personas que se imponen sus propios retos para reducir el uso de los dispositivos.

Un 58% de la población española quiere utilizar menos el móvil y un 41% está tomando medidas para limitar su uso, pero es algo que nos cuesta bastante conseguir.

Según un estudio de 4YFN, realizado en el marco del Mobile World Congress, se calcula que los asistentes al congreso pasarán, de media, 8,2 años de su vida al teléfono. En el caso de las mujeres, el tiempo de uso es mayor, pues ellas invierten 4 horas diarias, mientras que los hombres dedican 3,6 horas.

Existen diferencias entre el consumo en el ámbito laboral y el personal

Las mujeres creen que el móvil es importante para la vida personal. Por el contrario los hombres, dan prioridad a la laboral. Sin embargo, ellas lo utilizan más, lo que se traduce en un despunte del consumo del móvil en la vida personal.

Se comprobó que la mayoría de asistentes al congreso, un 80%, afirma que tiene la intención de reducir el uso de teléfono móvil, y 3 de cada 4 personas dejaron ver que lo han intentado alguna vez.

Según perspectivas generales de los encuestados, un 19% hacen un uso menor del móvil que el que hacen los demás, y 9 de cada 10 personas se han molestado cuando otras personas, en determinadas situaciones, hacían un uso abusivo del teléfono móvil.

Por otro lado, las encuestas han reflejado que 88% de los preguntados cree que las empresas deberían ayudar a hacer un buen uso del teléfono móvil a través de programas o actividades de concienciación.

Como respuesta, Mobile Free Life desarrolla distintas iniciativas centradas en cuatro ámbitos de trabajo: Personas, Empresas, Educación y Administraciones Públicas.

La nomofobia

En el Día Internacional sin móvil se busca advertir de que ya se ha pasado a niveles preocupantes que han llevado a crear un foco adictivo que está generando un nuevo elenco de trastornos ligados a su uso.

Es el caso de la nomofobia, que no es más ni menos que el miedo irracional que sienten muchos usuarios a no disponer del teléfono móvil, bien porque se lo han dejado en casa, se les ha gastado la batería, están fuera de cobertura, han agotado el saldo, se lo han robado o simplemente se les ha estropeado.

Este término fue dado por la Oficina de Correos de España para evaluar el grado de ansiedad que llegan a padecer los usuarios de los denominados smartphones.

El estudio concluye que el 58% de los hombres y el 48% de las mujeres sienten pánico al pensar en la posibilidad de no disponer de su teléfono móvil, a lo que hay que sumar un 9% de usuarios que se estresan con sólo tener que mantenerlos apagados.

Otro grave problema es que más de la mitad de los encuestados justifican su nomofobia con el aislamiento que les supone el no poder contactar o hablar con sus amigos o familiares y un 10% achacan su adicción a necesidades del trabajo, que les obliga a estar localizados permanentemente.

Síntomatología

De momento, la nomofobia no está considerada como una patología o un trastorno del comportamiento, pero es consecuencia de una adicción, de un uso desmedido del teléfono inteligente, generalmente para todo menos para hablar.

El caso, es que aquellos que se excusan diciendo que tienen que estar en contacto con familiares, amigos etc, el uso desmedido y tóxico de los teléfonos móviles llevan a un aislamiento social, ya que la relación con el exterior se hace a través del whatsapp, las redes sociales, los juegos online, etc.

"Se busca pareja por Internet y se rompe con ella utilizando el Whatsapp, se mantienen conversaciones con muchos desconocidos y se cuelga cada detalle imágenes, vídeos o comentarios de la propia vida en las redes sociales" comentaban los responsables.

Un grave problema que se da entre los jóvenes y especialmente los adolescentes, pero cada vez se está dando en edades más tempranas.

Cuando se hace el intento de suprimir el uso de los dispositivos móviles surge la ansiedad, nerviosismo, taquicardias, pensamientos obsesivos, dolores de cabeza y de estómago, resistencia al estrés e incluso ataques de pánico.

Un nomofóbico es fácilmente reconocible. Presenta estos síntomas:

  • Miran constantemente su móvil para ver si ha recibido algún mensaje.
  • No duermen lo necesario por estar en las redes sociales.
  • No quiere ir a ningún sitio en el que no haya cobertura.
  • No apaga el móvil en ningún momento.
  • Siempre está pendiente de localizar un enchufe que le permita recargar la batería.
       

En una palabra, no es capaz de desconectarse del mundo electrónico que se ha construido pues para él significa no existir, lo que da nombre a otros de los trastornos relacionados con la dependencia del móvil y al que recientemente se ha bautizado como fomo, del inglés fear missing out (miedo a estar desconectado).

Añadir nuevo comentario