¿Qué papel tienen los productos de temporada y de proximidad en una dieta saludable y sostenible?

EmailFacebookTwitterLinkedinPinterest
¿Qué papel tienen los productos de temporada y de proximidad en una dieta saludable y sostenible?

Lectura fácil

El comité científico de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición 

aconseja seguir una dieta saludable y sostenible 

con muchos alimentos de origen vegetal y algo menos de alimentos de origen animal

y recomienda consumir productos de temporada y de proximidad.

Los productos de proximidad hacen referencia a aquellos productos

que se producen cerca del consumidor.

Varios colectivos establecen que un producto es de proximidad

cuando la distancia entre el lugar donde se produce

y el lugar donde se vende no supera los 100 kilómetros.

Mientras que, los productos de temporada hacen referencia al tiempo

y define aquellos productos como la fruta, verdura, setas y pescado,

que, de manera natural y debido a su ciclo biológico,

se encuentran en el punto óptimo de consumo en algún momento del año.

Es decir, solo están disponibles durante un período de tiempo concreto.

En concreto, se recomienda consumir

entre 2 y 4 raciones al día de hortalizas, crudas o cocidas;

de 3 a 5 raciones de fruta, sustituible ocasionalmente”por zumo;

de 4 a 6 raciones de cereales,

preferiblemente integrales

y de dos a cuatro raciones diarias de leche y derivados. 

El comité científico de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aesan) aconseja seguir una dieta “saludable y sostenible” con un “predominio” de alimentos de origen vegetal y un consumo “moderado” de alimentos de origen animal y recomienda consumir productos de temporada y de proximidad.

Potenciar el consumo de productos de temporada y de proximidad

“En todos los casos se debe potenciar el consumo de productos de temporada y de proximidad, señalan los expertos del Estudio Aladino 2019 sobre Alimentación, Actividad Física, Desarrollo Infantil y Obesidad en España.

Los productos de proximidad hacen referencia a aquellos productos que se producen en un radio de distancia entre productor y consumidor relativamente cercano. Varios colectivos establecen que un producto es de proximidad cuando la distancia entre el lugar donde se produce y el lugar donde se vende no supera los 100 kilómetros.

Mientras que, los productos de temporada hacen referencia al tiempo y define aquellos productos como la fruta, verdura, setas y pescado, que, de manera natural y debido a su ciclo biológico, se encuentran en el punto óptimo de consumo en algún momento del año. Es decir, solo están disponibles durante un período de tiempo concreto.

La ingesta debe estar equilibrada con el gasto calórico

Según un informe que revisa y actualiza las recomendaciones dietéticas para la población española y recuerda que la ingesta debe estar “equilibrada” con el gasto calórico, las grasas no deberían superar el 30 % de la ingesta calórica total y es importante “vigilar” la presencia de grasas saturadas en la dieta

En concreto, se recomienda consumir entre dos y cuatro raciones al día de hortalizas, crudas o cocidas; de tres a cinco raciones de fruta, sustituible “ocasionalmente” por zumo; de cuatro a seis raciones de cereales, preferiblemente integrales y de dos a cuatro raciones diarias de leche y derivados. 

Además, defiende la idoneidad de tomar de dos a cuatro raciones semanales de legumbres y la misma cantidad de carne -preferiblemente de pollo o conejo- y no más de dos raciones a la semana de carne roja; al menos, dos raciones semanales de pescado, azul preferiblemente, y de dos a cuatro huevos a la semana.

Debemos beber agua y consumir aceite de oliva virgen y frutos secos

Los expertos recomiendan que el consumo diario de entre 1,5 y 2,5 litros de agua y de aceite de oliva virgen -preferiblemente en crudo-, así como el consumo semanal de frutos secos sin sal añadida.

Según su criterio, la ingesta de azúcar libre debería ser inferior al 10 % de la ingesta calórica total y el consumo de sal debería estar por debajo de cinco gramos diarios -equivalentes a menos de dos gramos de sodio por día- y es importante evitar “en lo posible” los alimentos con azúcares y sal añadida.

Por último, hacen hincapié en la relevancia de reducir el desperdicio de alimentos como medida “adicional” para “cuidar” el planeta y “contribuir a un entorno más sostenible para las generaciones futuras”. 

El Estudio Aladino analiza a más de 16.000 escolares

Este informe sobre la dieta saludable llega después de la presentación, por parte del Ministerio de Consumo, del Estudio Aladino 2019 sobre la Alimentación, Actividad Física, Desarrollo Infantil y Obesidad en España, según el cual la obesidad afecta al 23,2 % de niños de familias con rentas bajas y alrededor de ocho de cada diez escolares tiene que mejorar su dieta. 

El estudio de 2019 ha sido realizado en una muestra aleatoria y representativa de 16.665 escolares de seis a nueve años residentes en España, de 276 centros de educación primaria de las 17 comunidades autónomas y las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla.

Añadir nuevo comentario