Inditex, un buen ejemplo de RSC en la gestión de la crisis

EmailFacebookTwitterLinkedinPinterest
La Responsabilidad Social Corporativa (RSC) frente a la crisis.

Lectura fácil

Las empresas también están sufriendo la crisis

del coronavirus pero no todas actúan igual.

En los momentos difíciles como en la actualidad,

las empresas hacen despidos ante la falta de trabajo.

Pero las empresas aplican diferentes políticas

en función de su Responsabilidad Social Corporativa (RSC).

 

Mientras que la mayoría de empresas en España

han aplicado despidos temporales en la crisis,

Inditex ha preferido mantener a todos sus trabajadores.

Inditex también está colaborando con el Gobierno

en la compra y distribución de materia sanitario.

 

Los consumidores van a valorar en positivo 

las buenas acciones solidarias de las empresas.

Ahora las grandes empresas tienen la oportunidad

de aplicar políticas solidarias y responsables.

Los ciudadanos también valoran las acciones de las empresas

en la lucha contra el cambio climático.

La pandemia de coronavirus está cambiando toda la realidad que conocíamos hasta el momento. Estamos atravesando una crisis social y económica sin precedentes a la que las empresas deben adaptarse muy rápido. Veremos cómo afecta la crisis al papel de la Responsabilidad Social Corporativa (RSC).

Nada es ahora como hace dos o tres meses. Y es que el coronavirus nos ha enseñado que las cosas pueden cambiar de manera radical en cuestión de días.

La Responsabilidad Social Corporativa (RSC) frente a la crisis

En el caso de España, el Gobierno decretó el estado de alarma el pasado 13 de marzo y desde entonces el papel que está jugando el Estado es vital.

Por descontado, cualquier acción política tienen consecuencias directas en el sector empresarial. De hecho, las grandes compañías están demostrando su buena labor frente a la gestión de la crisis.

Inditex es el claro ejemplo de una empresa comprometida con la responsabilidad social. Así, la multinacional de Amancio Ortega conocida por su imperio textil en el que se encuentra Zara, ha optado por no realizar ningún ERTE a sus trabajadores, asumiendo los costes totales mientras dure la crisis.

En la misma línea, Ortega puso a disposición del Gobierno todas sus instalaciones con el fin de fabricar todo lo que hiciese falta. Inditex también está ayudando a repartir por toda España toneladas de material sanitario con sus propios medios logísticos.

Los retos del futuro para la Responsabilidad Social Corporativa (RSC)

En los momentos más difíciles los consumidores valoran las acciones de las compañías al respecto. Por eso mismo, llega ahora un momento de retos para las empresas en cuanto a su política de RSC.

Se trata de llegar a un punto intermedio donde conectar los intereses de la empresa con lo que la sociedad espera de ella.

Entre los diferentes puntos que deberán reforzar las empresas en sus políticas de Responsabilidad Social Corporativa (RSC), están los siguientes:

  • Protección del empleo: frente a situaciones de crisis lo más habitual es que las empresas acomentan ajustes de plantilla y muchos trabajadores acaben engrosando las listas del paro. En este sentido, las empresas más comprometidas con el empleo lucharán por mantener la totalidad de su plantilla, aunque esto no es siempre posible. Por poner un ejemplo, las cadenas hoteleras no puede mantener a su plantilla si no hay turistas. Hay sectores mucho más vulnerables que otros.
  • Cooperación entre el Gobierno y las empresas: es necesario que haya diálogo entre el sector empresarial, sindicatos y gobiernos para que las repercusiones sobre el empleo sean mínimas. En este sentido, debe haber el mayor consenso posible para no sufrir una destrucción de empleo tan masiva como la de la crisis de 2009, más acusado en el sector inmobiliario.
  • Compromiso social: los consumidores tienen muy en cuenta cómo actúan las empresas en las coyunturas de crisis económica. Así, las compañías más solidarias y comprometidas conseguirán el respaldo y la fidelidad de los consumidores, un plus de garantía de éxito futuro.
  • Abordar la brecha salarial: en estos momentos siempre salen a flote los debates sobre si los salarios que se pagan en diferentes actividades son justos o no. Este es el caso de los sanitarios, que tras la brillante labor al frente de la crisis sanitaria, habrá quienes planteen revisar el salario a nuestro equipo de sanitarios. Lo mismo ocurre con la desigualdad de salarios entre hombres y mujeres en las empresas, un ejemplo de brecha salarial que sigue abierta.

Lucha contra el cambio climático

Por otro lado, las medidas de protección del medio ambiente siguen estando bajo la lupa a pesar de las circunstancias. En este sentido, la Unión Europea apuesta por el Pacto Verde para una salida de la crisis económica basada en políticas sostenibles.

Así las cosas, las empresas tienen ahora la posibilidad de hacerse fuertes frente a las adversidades llevando a cabo una política de Responsabilidad Social Corporativa (RSC) que promueva valores de protección del empleo, lucha contra el cambio climático, compromiso social y salarios justos.

Añadir nuevo comentario