Planes de los gobiernos mundiales ante una segunda oleada de coronavirus

EmailFacebookTwitterLinkedinPinterest
Personas con EPI sobre una bola del mundo ante una segunda oleada del coronavirus / Foto: Dreamstime.

Lectura fácil

Los países de todo el mundo se preparan para una segunda oleada de coronavirus.

Los casos de contagios crecen cada día porque los ciudadanos de todas partes del mundo
se relajan ante la falta del estado de alarma y el desconfinamiento de muchos países. 

No debemos olvidarnos de que el virus sigue presente y debemos tener cuidado.

Todo ha vuelto a empezar en China. 

Asia, América y Oriente Medio experimentan una segunda oleada de contagios de coronavirus.

Ante una posible ola de contagios, países de Europa y América del Norte
deberían continuar implementando las medidas sociales y de salud pública.
Además de aumentar las medidas de vigilancia,
las medidas de prueba y una estrategia integral
para garantizar que continuemos en una trayectoria descendente
y no tengamos una inmediata segunda oleada.

Países de Europa como por ejemplo España o Italia, 
están trabajando en incrementar su stock de mascarillas
y mejorar su sistema sanitario.

Con vistas a la apertura de fronteras y los actuales rebrotes del coronavirus, los gobiernos mundiales tienen que estar preparados para que no pase lo que ha pasado antes de una segunda oleada de coronavirus.

La escasez de mascarillas, guantes y otro material de protección, no debe volver a repetirse. En España, el objetivo, explica Sanidad en una nota de prensa, es hacer frente a necesidades futuras. Pero, ¿qué hacen los otros países europeos en vistas a una segunda oleada del coronavirus?

Analicemos primero cuáles son los países que ya tienen una segunda ola de coronavirus

La OMS ya alertaba en mayo de una segunda oleada mundial. El jefe de emergencias de la OMS recordaba entonces que el mundo sigue luchando.

Mientras que los contagios de COVID-19 experimentaron una caída significativa de nuevos casos entre abril y mayo, ahora se detectan más, también es cierto que se hacen más pruebas. Eso pasa especialmente en algunos países de Oriente Medio, como por ejemplo, Irán, que fue uno de los primeros países que experimentó un pico de casos y ya tiene más de 213.000 casos registrados.

Siguiendo con los países de Oriente Medio, la segunda oleada de Israel continúa estando lejos de la primera. Hoy por hoy, el impacto sería diferente. El país registra ya un total de 22.139 casos. En Arabia Saudí los nuevos casos estarían aumentando después de haber superado un primer pico.

Turquía también podría estar registrando una segunda oleada de casos de coronavirus.

Si bien los casos están disminuyendo en muchos países, todavía están aumentando en América Central y del Sur, el sur de Asia y África. A esto hay que añadirle que también existe la posibilidad de que las tasas de infección puedan aumentar nuevamente más rápido si las medidas para detener la primera ola se han levantado demasiado pronto.

Hong Kong ha anunciado que están viviendo ya la tercera oleada de coroanvirus con los peores datos desde marzo.

Todo ha vuelto a empezar en China

Nuevos contagios han obligado a re imponer confinamientos. Las medidas de restricción en Pekín se mantienen. Las autoridades no están dispuestas a correr el más mínimo riesgo. Se han vuelto a erigir vallas y controles de acceso, sin poder evitar con ello que el virus se haya extendido a Corea del Sur, donde hace dos meses se enarboló la bandera de la victoria y ahora el Gobierno confirma que la temida segunda oleada de contagios ya ha llegado al área metropolitana de Seúl. Los nuevos contagios han obligado a recuperar el distanciamiento, al cierre temporal de lugares públicos y a dar por finalizado el curso.

India notifica cada amanecer más de 15.000 nuevas infecciones y algunos Estados han impuesto cuarentenas para tratar de contener la propagación en la nación de más de 1.300 millones de habitantes.

Los kiwis fueron los primeros en declarar su territorio libre de coronavirus, pero la semana pasada detectaron dos rebrotes. Las medidas de control fueron inmediatamente re introducidas. Todos los que lleguen a Australia al país deberán pasar 14 días aislados y sólo podrán irse con un test negativo.

Los países de Europa y América del Norte deberían continuar implementando las medidas sociales y de salud pública

Además de aumentar las medidas de vigilancia, las medidas de prueba y una estrategia integral para garantizar que continuemos en una trayectoria descendente y no tengamos una inmediata segunda oleada.

Europa es de nuevo la puerta de entrada a Occidente para el coronavirus. El Viejo Continente tiene su foco más preocupante en Alemania, con miles de casos detectados. Los germanos culpan a los trabajadores que provienen del Este, como Rumanía o Bulgaria, mientras se reanudan cuarentenas y cierres de comercios, escuelas, bares, museos y gimnasios.

El sector de los mataderos industriales también parece atraer al coronavirus en Gran Bretaña. El Gobierno anuncia medidas contundentes.

Rusia es el gran ejemplo europeo a evitar y hasta las envidiadas Suecia y Portugal se han sumado ya a los países con más contagios diarios. Estos rebrotes han abierto asimismo el debate sobre la reapertura de fronteras y, en el caso de hacerlo, si se deberían realizar pruebas PCR a los viajeros o exigir cuarentenas.

Muchos países europeos y estados de EEUU han relajado sus medidas de contención que frenaron la propagación de la enfermedad pero causaron graves daños a la economía. Sus dirigentes siguen sin reconocer sus errores mientras cada jornada se baten récords de contagios entre sus ciudadanos.

México, Nicaragua, Venezuela, Bolivia, Colombia, Ecuador... Todos presentan situaciones preocupantes.

¿Qué hacen en países europeos?

El Gobierno francés se prepara para una segunda oleada y ha pedido a las empresas que pongan de su parte. El primer día de julio, la secretaria de Estado para la economía Agnès Pannier-Runacher anunció que iba a pedir a las compañías prever 10 semanas de reservas de mascarillas para sus trabajadores. 

El país responde así de cierta manera a la polémica que generó la destrucción de la reserva estratégica de mascarillas antes de la pandemia.

La estrategia del Gobierno alemán frente a una segunda oleada y sobre todo frente a futuras emergencias pasa por una reserva nacional. El Gobierno ha tomado medidas para adquirir equipos de protección individual destinados al sistema de salud. A finales de junio, distribuyó cerca de 380 millones de mascarillas a las distintas regiones y médicos residentes, según informa Newtral.es.   

En Portugal están preparando una nueva reserva estratégica de equipos y materiales de protección. Lo mismo pasa en Italia.

Por su parte, Grecia ha sido uno de los países europeos menos afectados por la pandemia en parte por haber implementado medidas de contención de manera preventiva. La primera muerte por COVID-19 en territorio griego se confirmó el 12 de marzo y el Gobierno ya había ordenado la suspensión de clases en las instituciones educativas dos días antes. El 22 de marzo, el país se encontraba prácticamente paralizado y en cuarentena. 

Ahora Grecia se promociona ahora como un destino ejemplar por su gestión de la crisis del coronavirus. 

¿Está España ante el inicio de la segunda oleada de coronavirus?

Los datos de coronavirus en España no dejan de crecer. Los brotes están por casi todas las comunidades autónomas, aunque principalmente son focos familiares y de reuniones sociales. El pasado viernes 10 de julio, Sanidad sumaba 333 casos de coronavirus en apenas 24 horas. El 7 de marzo, antes de decretar el estado de alarma, la cifra era de 332.

Fernando Simón, director del centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, ya fue cuestionado por la diferencia entre los datos registrados ahora y los que España sufrió antes de declarar el estado de alarma. La diferencia, según apuntaba Simónes que "ahora se detectan principalmente asintomáticos y casos leves, mientras que en marzo eran pacientes sintomáticos y estados graves de salud". Tal es la incidencia actual del virus en España que Sanidad no descarta aplicar otro estado de alarma ante una segunda oleada de coronavirus.

 

Añadir nuevo comentario