Así funcionarán los hoteles en la pandemia: Alfombras desinfectantes y menos decoración

EmailFacebookTwitterLinkedinPinterest
El logo del grupo NH Hoteles, visto desde la terraza de uno de sus hoteles en la ciudad de Madrid. / SERGIO PEREZ (REUTERS)

Lectura fácil

Los hoteles pueden volver a abrir en la fase 1.

El Boletín Oficial del Estado ha publicado las condiciones

en las que podrán reabrir hoteles y establecimientos turísticos

y en las que podrá retomar su actividad el turismo activo y de naturaleza.

En los hoteles y establecimientos turísticos se permiten

los servicios de cafetería cuando sea necesario,

y exclusivamente a los clientes hospedados,

aunque no podrán prestarse en las zonas comunes,

que permanecerán cerradas. 

No estará permitida la utilización de piscinas, spas,

gimnasios, miniclubs, zonas infantiles,

discotecas y salones de eventos.

Los hoteles deben prestar especial atención en garantizar las distancias de seguridad, 

y en extremar las medidas de higiene en todos los espacios,

especialmente en aquellos de uso común,

así como en las herramientas de trabajo que tengan que pasar de unas manos a otras

como ordenadores o llaves.

Además, contarán con alfombras que se desinfectan solas.

El Gobierno da los primeros pasos para la vuelta a la normalidad en el turismo con la reapertura de los hoteles en la fase 1. El Boletín Oficial del Estado (BOE) ha publicado las condiciones en las que podrán reabrir hoteles y establecimientos turísticos y en las que podrá retomar su actividad el turismo activo y de naturaleza en la desescalada.

En los hoteles y establecimientos turísticos se permiten los servicios de restauración y cafetería cuando sea necesario, y exclusivamente a los clientes hospedados, aunque no podrán prestarse en las zonas comunes, que permanecerán cerradas. 

No estará permitida la utilización de piscinas, spas, gimnasios, miniclubs, zonas infantiles, discotecas, salones de eventos y de todos aquellos espacios análogos que no sean imprescindibles para el uso de hospedaje del hotel o del alojamiento.

Las condiciones de apertura de hoteles son demasiado extensas

Un nuevo protocolo permite a los establecimientos hoteleros planificar su reapertura tras diseñar e implantar un plan de contingencia para la prevención de riesgos frente al coronavirus.

Servirá para ayudar a los hoteles y apartamentos turísticos a identificar y analizar los riesgos en sus organizaciones, así como a implementar las mejores prácticas en el servicio, en sus instalaciones y con su personal para hacer frente al virus.

Los hoteles deben hacer especial hincapié en garantizar las distancias de seguridad, sin concretar porcentajes de aforo, y en extremar las medidas de higiene en todos los espacios, especialmente en aquellos de uso común, así como en las herramientas de trabajo que tengan que pasar de unas manos a otras (datáfonos, ordenadores, llaves).

Aumenta la frecuencia de limpieza en las zonas con mayor contacto como superficies, pomos, lavabos, grifería, manivelas, ascensores, mostrador de recepción, puertas, llaves/tarjetas de habitaciones, teléfonos, mandos a distancia, botón de descarga del wc, barreras de protección, control de climatización, secador....

Los aseos de uso de los clientes deberán limpiarse y desinfectarse al menos seis veces al día. Además, el cliente deberá ser informado de las condiciones de su estancia previamente a la reserva y durante su estancia, a través de carteles informativos en los idiomas más habituales exponiendo las condiciones restrictivas de uso de las instalaciones y las normas de higiene a observar en relación con la prevención de contagios.

El BOE establece en la orden del Ministerio de Sanidad las condiciones higiénico-sanitarias para garantizar la seguridad tanto de clientes como de trabajadores. Sobre los hoteles o alojamientos turísticos, se deberá poner a disposición de los clientes dispensadores de geles hidroalcohólicos o desinfectantes con actividad virucida autorizados y registrados por el Ministerio de Sanidad, en todo caso en la entrada del hotel o alojamiento turístico, que deberán estar siempre en condiciones de uso.

El personal debe:

  • Evitar el saludo con contacto físico, incluido el dar la mano, tanto al resto de personal como a clientes.
  • Tirar cualquier desecho de higiene personal –especialmente, los pañuelos desechables-, así como los EPI de forma inmediata a las papeleras o contenedores habilitados y con accionamiento no manual.
  • Lavarse minuciosamente las manos tras estornudar, sonarse la nariz o toser o tocar superficies potencialmente contaminadas.
  • Desinfectar frecuentemente, a lo largo de toda la jornada laboral, los objetos de uso personal (gafas, móviles, etc)
  • No compartir equipos de trabajo o dispositivos de otros empleados.
  • Llevar diariamente la ropa de trabajo limpia.

Las habitaciones deben cumplir con los siguientes requisitos:

  • Debe analizarse la reducción de textiles (incluidas alfombras) en la habitación y objetos de decoración.
  • La papelera del baño debe contar con tapa, doble bolsa y accionamiento no manual.
  • Las mantas y almohadas en los armarios deben encontrarse protegidas.
  • Si se dispone de secador de pelo en la propia habitación se debe limpiar (incluido el filtro) a la salida del cliente.
  • Las perchas, en caso de que no se ofrezcan precintadas, deben ser desinfectadas a la salida del cliente.
  • Debe limitarse el servicio de plancha.
  • Se recomienda eliminar la papelera de la habitación con el fin de que cualquier pañuelo, mascarilla, etc. se concentre en una única papelera con tapa, minimizando los riesgos de transmisión y de manipulación.
  • En el caso de habitaciones compartidas por personas que no conformen una unidad familiar, debe ser el comité de seguridad y salud/riesgos el que determine las medidas adecuadas ateniendo a la tipología de clientes.

Estas medidas cambiarán la forma en la que los clientes acostumbraban a pasar su estancia

Por ejemplo, los hoteles deben colocar "alfombras desinfectantes a la entrada de los establecimientos" y disponer de un termómetro sin contacto "con el fin de realizar las comprobaciones oportunas en caso de clientes con sintomatología compatible con COVID-19".

Los ascensores solo se podrán compartir entre personas de diferentes unidades familiares, salvo que se haga uso de mascarillas.

La desinfección es clave en la lucha contra el coronavirus, de ahí la importancia de las alfombras o felpudos desinfectantes. Las alfombras tienen una espuma de alta densidad que permite la absorción de líquidos corrosivos. Esa espuma es envuelta en una lona de PVC mate y una rejilla microperforada que impide que el líquido se salga. La espuma absorbe ese líquido desinfectante, a la par que evita la evaporación.

[Aquí te dejamos en enlace a uno de ellos]

No queda claro que todos los establecimiento se animen a abrir sus puertas

"Si pudiéramos tener test para los empleados y los clientes también pudieran tener alguna prueba para demostrar que no están contagiados, esa sería la forma de reactivar la actividad porque si limitas el aforo y los que vienen están contagiados, tenemos un problema grave. Tal y como está planteado no vemos la posibilidad de abrir ningún hotel hasta la etapa de 'nueva normalidad'", ha comentado el consejero delegado de Barceló Hotel Group, Raúl González, en una sesión del IESE esta semana.

Muchos establecimientos del sector hotelero no prevén abrir en la fase 1 de la desescalada a pesar de poder hacerlo, hasta que haya movilidad geográfica, lo que se espera solo para cuando se entre en la denominada “nueva normalidad“, probablemente a partir del próximo 22 de junio.

Los desplazamientos, en principio, siguen restringidos a la misma provincia de residencia hasta la fase 3, inclusive, la última antes de pasar a la “nueva normalidad”, en la que se permitirán los viajes interprovinciales.

El secretario general de la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (Cehat), Ramón Estalella, ha señalado a Efe que, “prácticamente con seguridad”, muchos establecimientos no abrirán porque no hay posibilidad de movilidad geográfica y, por tanto, de tener clientes.

"Nadie va a estar confinado en su casa para pasar a estarlo en una habitación de hotel“, ha remarcado.

Cadenas de hoteles que han decidido no abrir

Cadenas como Barceló Hotel Group, RIU Hotels & Resorts, NH Hotel Group o Room Mate ya tienen sus protocolos de seguridad, salud e higiene para garantizar la protección de sus clientes, empleados y proveedores en la reapertura de sus hoteles, que, sin embargo, de momento, permanecerán cerrados, según han confirmado a EFE.

Barceló ve como “un avance” el hecho de haber planteado una desescalada, pero mientras haya restricciones a la movilidad y al aforo de los establecimientos, considera inviable plantear la apertura de sus hoteles en España. “Sin turistas internacionales y sin desplazamientos interprovinciales, no cabe la reapertura de momento”, han subrayado desde la cadena.

RIU no tiene fecha para abrir sus hoteles, aunque cree que no sea posible en mayo, con solo el mercado local, y mira más a junio, aunque muy pendiente de la evolución de la situación y de las nuevas medidas.

Ningún hotel de NH en España, en principio, reanudará su actividad esta semana, pese a que la cadena ha empezado a abrir alguno en las principales ciudades en el norte de Europa. En España, el grupo está analizando cuándo hacerlo, peromientras la movilidad interprovincial no esté permitida para que pueda haber algo de actividad, no parece que tenga sentido”.

También Room Mate opina que es pronto para la reapertura, teniendo en cuenta, además, que sus hoteles “siguen acogiendo a sanitarios y mayores, al menos hasta el próximo 31 de mayo”.

Añadir nuevo comentario