La dexametasona es una “alternativa eficaz” para tratar la Covid-19

EmailFacebookTwitterLinkedinPinterest
La dexametasona es una “alternativa eficaz” para tratar la Covid-19

Lectura fácil

La Agencia Europea del Medicamento ha dicho

que existen pruebas suficientes para considerar que la dexametasona

es una alternativa eficaz en el tratamiento de la Covid-19

en adultos y adolescentes mayores de 12 años

con neumonía que requiere oxígeno.

La dexametasona es un corticosteroide

que se ha estado utilizando para el tratamiento de pacientes con Covid-19

en el contexto de la práctica clínica habitual y en ensayos clínicos

para poder obtener pruebas de su eficacia contra el coronavirus.

El análisis ha descubierto que los pacientes graves que reciben dexametasona

tienen menos probabilidad de fallecer que los enfermos graves

a los que se les ofrece la atención clínica habitual.

La Agencia Europea del Medicamento ha concluido que existe “suficiente evidencia” para considerar a la dexametasona como una “alternativa eficaz” en el tratamiento de la Covid-19 en adultos y adolescentes mayores de 12 años con neumonía que requiere oxígeno.

La dexametasona como una “alternativa eficaz” en el tratamiento del coronavirus

El Comité de Medicamentos de Uso Humano (CHMP, por sus siglas en inglés) formado por expertos de las autoridades competentes de los diferentes Estados miembro de la UE - entre ellos la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (Aemps)- ha analizado el papel de los corticoides en el abordaje de la Covid-19.

El estudio ha concluido que la dexametasona es un corticosteroide que se ha estado utilizando para el tratamiento de pacientes con Covid-19 en el contexto de la práctica clínica habitual y en ensayos clínicos para poder obtener “evidencia fiable” de su eficacia contra el SARS-CoV-2, según recordó este viernes la Aemps en un comunicado. 

La agencia puntualizó que el pasado 24 de julio comenzó la evaluación de los datos de eficacia y seguridad procedentes del estudio 'Recovery', que incluye un brazo de pacientes que recibían dexametasona y cuyos datos publicados muestran que cuando se compara el número de fallecimientos entre los pacientes que recibían la atención clínica habitual y aquellos que recibieron el corticoide, el porcentaje de pacientes que fallecen se reduce “de forma significativa debido a su uso”.

El análisis se apoya en siete ensayos clínicos que analizan los corticoides

Asimismo, los resultados de este estudio se apoyan en un análisis hecho por la Organización Mundial de la Salud (OMS) de los datos globales procedentes de siete ensayos clínicos publicados donde se analizaba el papel de los corticoides en el abordaje del coronavirus.

Con toda esta evidencia, el CHMP ha concluido que, para el tratamiento de pacientes con Covid-19, el corticoide puede administrarse por vía oral o administrarse en forma de inyección o infusión (goteo) por vía intravenosa. En todos los casos, la dosis recomendada en adultos y adolescentes es de seis miligramos una vez al día durante un máximo de 10 días.

Los titulares de comercialización de dexametasona podrán solicitar la inclusión de toda la información relativa al uso frente a la Covid-19 enviando una solicitud a las agencias reguladoras nacionales.

La dexametasona reduce el riesgo de muerte en los pacientes

Los primeros resultados de una investigación llevada a cabo en la Universidad de Oxford indican que una dosis baja de corticoide reduce la mortalidad de los pacientes más graves con el nuevo coronavirus.

El estudio 'Recovery' comenzó en marzo de este año para evaluar una gama de tratamientos potenciales para Covid-19, incluida la dosis baja de este corticoide. Un total de 2.104 pacientes recibieron este tratamiento una vez al día (ya sea por vía oral o por inyección intravenosa) durante diez días y se comparó con 4.321 pacientes que recibieron la atención habitual contra el coronavirus.

Se podría evitar una de cada ocho muertes entre los enfermos graves

El corticoide redujo las muertes en un tercio de los pacientes que necesitaron ventilación artificial y en un quinto de los pacientes que recibieron oxígeno solamente. No hubo beneficio entre aquellos enfermos que no requirieron asistencia respiratoria.

Según los resultados del estudio, la dexametasona podría evitar una de cada ocho muertes entre los pacientes más graves con Covid-19 y una muerte de cada 25 entre aquellos que reciben oxígeno. Estos datos son aún preliminares y los investigadores trabajan en publicar la investigación completa lo antes posible.

Añadir nuevo comentario