Rusia fabrica la primera vacuna contra el COVID-19

EmailFacebookTwitterLinkedinPinterest
Putin confirma el registro de la vacuna contra el COVID-19 el 12 de agosto / Euronews

Lectura fácil

Putin, el presidente de Rusia, ha anunciado que Rusia ha registrado la primera vacuna contra el COVID-19 en el mundo.

 A esta vacuna la ha llamado Sputnik cinco.

Según Putin, la vacuna rusa es eficaz porque ha superado todas las pruebas necesarias
y permite lograr una inmunidad estable ante la COVID-19.

Putin ha contado que su propia hija se ha vacunado 
y ha confiado en que la producción en masa de la vacuna empiece pronto
para que llegue a todos los rusos. 

El Ministerio de Sanidad ha confirmado posteriormente 
que se trata de una vacuna de doble dosis que genera una inmunidad duradera
 que durará hasta dos años.

Putin confió en que los países extranjeros también podrán desarrollar próximamente sus vacunas contra el COVID-19.

El presidente de Rusia, Vladimir Putin ha comunicado que su país va a registrar una vacuna contra el COVID-19. Con esta acción Rusia pasa a ser el país que en todo el mundo registra por primera vez una vacuna contra el COVID-19. Este tratamiento, pendiente de evaluación por la comunidad científica internacional, llega en el momento que el país ha conseguido bajar de los 5.000 casos diarios de coronavirus, aunque roza ya los 900.000 en total.

La vacuna comenzará a distribuirse el 1 de enero de 2021, según el registro nacional de medicamentos del Ministerio de Sanidad. La inyección ha sido bautizada como Sputnik V.

El presidente ha indicado que la vacunación de la población deberá realizarse “exclusivamente de forma voluntaria”, y añadió que espera que la producción en masa del medicamento empiece en breve.

Una vacuna contra el COVID-19 probada en humanos

En este caso, la vacuna de Rusia ha sido probada por una de las dos hijas del presidente, quien ha participado en el ensayo con humanos.

La ventaja de la vacuna es que se basa en los adenovirus humanos. Funciona con más precisión, crea una fuerte inmunidad", aseguró el mandatario. "Lo sé porque una de mis hijas se vacunó", dijo sin especificar cuál de las dos, Maria o Ekaterina. Sólo añadió que tras el test ella tuvo un poco de fiebre "y nada más".

La inmunidad con este tipo de vacuna, puede durar hasta dos años, según ha indicado el Ministerio de Sanidad de Rusia. Se trata de un proceso de doble inyección, que permite la formación de una inmunidad a largo plazo.

La investigación continuará para desarrollar el producto. "Los investigadores prepararon los documentos para la realización de las futuras investigaciones clínicas con la participación de varios miles de personas. Para la vigilancia rápida del estado de salud de los vacunados y el control de eficacia y seguridad, el Ministerio de Sanidad de Rusia ha creado un contorno digital único que permite vigilar la seguridad y calidad del fármaco en todas las etapas del ciclo vital", afirmó el ministro de Sanidad de Rusia, Mijail Murashko, quien señaló que la vacuna ha mostrado su efectividad y seguridad.

En cuanto a su producción, estará confeccionada en dos centros: el Centro Nacional de Investigación de Epidemiología y Microbiología Gamaleya y la compañía Binnofarm, según la cadena RT.

Seguridad entorno a la vacuna

¿La vacuna rusa es insegura? Lo cierto es que surgen muchas dudas sobre su seguridad.

Por un lado, el epidemiólogo de la Casa Blanca y EEUU, Anthony Fauci, duda sobre los avances en Rusia para alcanzar esta vacuna. "Espero que los chinos y los rusos realmente estén probando la vacuna antes de administrársela a alguien. Las afirmaciones de que tienen una vacuna lista para distribuir antes de hacer las pruebas son, cuanto menos, problemáticas", afirmó. 

Y por otro, encontramos las declaraciones de Bill Gates: "En China y en Rusia se están moviendo a toda velocidad. Apuesto a que en algún lugar del mundo habrá algunas vacunas que saldrán sin la revisión completa. Probablemente se necesiten tres o cuatro meses sólo para analizar los efectos secundarios de la fase 3", comentó el magnate empresarial, en declaraciones a Wire. 

¿Guerra fría o expectativas reales?

En estas últimas semanas la comunidad científica internacional ha dudado sobre la rapidez de esta vacuna rusa. Por su parte, la OMS pidió respeto para las "líneas directrices y directivas" en materia de desarrollo de este producto

Con este paso, Estados Unidos, Reino Unido y Canadá han alzado la voz por sospechas de espionaje en las empresas de sus países que investigan la vacuna. “Piratas informáticos”, de esta manera los define el Centro Nacional de Seguridad Cibernética del Reino Unido (NCSC) en un comunicado, que concretamente señala a un grupo conocido como APT29.

Según el Centro, es «casi seguro» que el equipo de hackers, también conocido como “los Duke” o “Cosy Bear”, está operando como parte de los servicios de inteligencia del Kremlin, ya que el objetivo de los ataques es robar secretos médicos. No se han confirmado el éxito de estos ataques. Explicaron que ninguna de las investigaciones tiene señales de ataques o se han extraído datos.

Canadá y Estados Unidos, conocen a estos “piratas informáticos” que llevan varios años activos.  Han intentado “ataques” contra gobiernos y empresas de diferentes sectores. Desde el Centro de Seguridad,  se ha notificado ya a los países y empresas afectadas para que tomen medidas para asegurar sus plataformas ante el riesgo y amenaza real.

Añadir nuevo comentario