Hay que “repensar” las residencias de personas con discapacidad y mayores

EmailFacebookTwitterLinkedinPinterest
Pensar en en las residencias para mayores y personas con discapacidad

Lectura fácil

Las asociaciones de mayores piden sentido común y voluntad política para afrontar con urgencia el cambio del modelo asistencial.
 

Defienden que este reto pasa por geriatrizar la sanidad, reorganizar y reordenar el Sistema Nacional de Salud para que tenga en cuanta la asistencia a los mayores.

Sustituir grandes residencias por unidades convivenciales y reforzar la atención domiciliaria.

El presidente de la Comisión de Derechos Sociales y Políticas Integrales de la Discapacidad del Congreso de los Diputados, Joan Ruiz, ha realizado un llamamiento para “repensar” el modelo de residencias de personas con discapacidad y mayores tras la situación que se ha vivido en ellas durante la pandemia de COVID-19.

Si hay que repensar las residencias de mayores, también las de personas con discapacidad. Por ejemplo, se está hablando mucho de que tiene que haber servicios de atención primaria adecuados en las residencias de mayores, pues exactamente igual en las de personas con discapacidad”, afirma el diputado socialista en una entrevista con la publicación ‘Cermi.es semanal’ donde ha repasado la columna vertebral de las adversidades actuales de mayores y personas con discapacidad en España.

El presidente de la Comisión revela que durante el estado de alarma y el contexto de pandemia en general, se han desarrollado distintas dificultades en el trabajo de la comisión parlamentaria que preside, aunque recuerda que en septiembre termina el plazo de enmiendas para la modificación de la Ley General de los Derechos de las Personas con Discapacidad y de su Inclusión Social, donde se añadirá la regulación de la accesibilidad cognitiva. Un asunto en el que se viene trabajando tiempo atrás desde las entidades de la discapacidad intelectual y del desarrollo. Incluso, el propio diputado reconoce que estamos “muy atrasados” en esta área.  

¿Qué acciones realizan desde la Comisión por las residencias?

Se indica que es un trabajo muy trasversal en comunicación y en relación directa con otras comisiones de la Cámara Baja.

Es el caso de la Comisión de Justicia, que tramita la reforma del Derecho Civil para pasar del modelo de incapacitaciones a otro basado en la provisión de apoyos para la toma de decisiones, al tiempo que debate también la reforma del Código Penal para erradicar las esterilizaciones forzosas por razón de discapacidad.

Inclusión social

En este ámbito el parlamentario ha señalado que es momento de fomentar la inclusión. Para ello destaca que se debe garantizar la accesibilidad universal en entornos, bienes y servicios, ya que “la discapacidad no puede ser un impedimento para que una persona acceda a lo que accede cualquier otro ciudadano”.

¿Qué ocurrirá con las políticas de empleo?

“El empleo es otra cuestión importante”, está decidido para que el sector de la discapacidad esté presente en la negociación del nuevo Estatuto de los Trabajadores, al tiempo que sostiene que “la inspección de trabajo tiene que hacer más de lo que hace en el cumplimiento de la reserva de empleo para personas con discapacidad en las empresas”.

¿Qué opina la patronal de las residencias al respecto?

Según la información publicada por EFE con respecto a esta situación, las patronales de las residencias reclaman que las personas que viven en una residencia deben ser atendidos por los sanitarios del centro de salud o centro de referencia próximo: "Se nos olvidaron los mayores", denuncian.

En este sentido, la patronal señala que la atención a la dependencia debe incluir una coordinación "efectiva" con el Sistema Nacional de Salud para garantizar los derechos de los ancianos,

Por su parte, el sistema social y el sanitario tienen que trabajar juntos porque son la "parte integral" en la atención a una persona, argumenta Pilar Ramos, vicepresidenta del Círculo Empresarial de Atención a las Personas (CEAPs), patronal mayoritaria en el sector de la dependencia.

Finalmente, y con respecto al debate de medicalizar las residencias, la patronal señala que la legislación considera a las residencias como establecimientos de servicios sociales donde el ingreso del mayor se debe a su situación de dependencia, no a una enfermedad.

"No somos hospitales, no somos centros sanitarios, no estamos para eso", subrayan sus responsables.  Destacan que la norma al respecto, incluso, les impide tener enfermos infectocontagiosos. Por lo que, su misión cuidadora: ayudar a los ancianos en las actividades de la vida diaria.

Añadir nuevo comentario